Ciclo de Análisis Económico, Social y Político

Fecha 17 de Agosto de 2010

Expositores:
María Eugenia Estenssoro, Senadora Nacional.
Federico Pinedo,
Diputado Nacional.

Federico Pinedo

Los Kirchner han llevado la política a un extremo, más allá de lo que todos creíamos que era un nivel tolerable para nuestro país.
Recuerdo que antes de que asumiera Kirchner muchos hablaban del “dictador de Santa Cruz”. Pero muchos pensamos que se exageraba, que gobernar un país era una tarea demasiado compleja como para intentar aplicar las mismas reglas que en Río Gallegos.
Durante los primeros dos años de la gestión de Kirchner no hubo grandes destrucciones del sistema institucional.
Esos primeros dos años fueron de discusiones normales, de diálogo. Pero las cosas empezaron a cambiar a partir de 2005.
A partir de 2007 se inicia el proceso que incluyó el “combate” por las retenciones, la estatización de las AFJP, lo sucedido en el Banco Central.
No hubo quien pusiera límites a la acción de los Kirchner.
Yo no quiero “matar a los Kirchner”, creo que en política hay adversarios, no enemigos. Pero mi sensación es que fueron tanteando y actuando para ver dónde encontraban la mayor resistencia.
Esto habla muy mal del capital social de la Argentina, de los lazos de convivencia, de los valores de los argentinos.
Creo que estamos frente a un fin de ciclo.
Recuerdo que Alfonsín decía, allá por los comienzos de su mandato, que el principal problema de la Argentina era la “ajuricidad”, neologismo que se refería a vivir fuera del sistema jurídico.
Por eso se realizó el juicio a las juntas militares.
Yo valoro esa preocupación de Alfonsín, al definir como gran problema argentino el vivir por fuera de la ley.
Después sobrevino el proceso de “real politik”, en donde lo que importa es el poder y no el derecho.
Y llegamos a esta situación de fin de ciclo .
Hay “grupitos marginales” que ejercen la violencia, si lo creen necesario, que controlan partes del Estado. Y quieren hacer creer a la gente que es ésa la única manera de gobernar a la Argentina, un país “gobernado” por Moreno, Moyano y los piqueteros. Esos sectores pequeños abusan de la cobardía, la desorganización del resto de la sociedad. Y de la falta de convicción democrática.
Creo que, como se votó el 28 de junio, hay respuestas.
El próximo ciclo será de consolidación democrática y del estado de derecho.
Además, el próximo presidente no va a tener mayoría en el Parlamento, lo que le va a exigir acordar con los demás sectores.
El kirchnerismo pasaría a ser el 25% de Diputados. Un número importante...
Están el radicalismo, el peronismo no kirchnerista y el PRO.
Está Pino Solanas, una propuesta de izquierda saludable.
Gracias al trabajo conjunto de la oposición, hay un nivel de confianza, de trabajo en conjunto importante, de acuerdos.
Se ha desarrollado este año un programa de gobierno muy importante en Diputados: eliminamos los superpoderes, votamos una ley de Consejo de la Magistratura que independiza a los jueces del poder político de turno. Estamos trabajando en la reforma del Indec. Aprobamos un proyecto de modificación de la ONCA.
Estamos trabajando en temas relevantes. Todo eso es un programa de gobierno, enmarcado en la juridicidad de la Argentina, como el federalismo fiscal, el 82% móvil en jubilaciones.
En materia económica hay un gran desafío. Ponernos de acuerdo en un tema central: la solvencia fiscal de largo plazo.
En los últimos años hemos tenido un gasto público aumentando al 40% y unos ingresos aumentando al 20%. Ese gasto se financió porque la sociedad argentina ha permitido que el gobierno se apropiara del ahorro de todos los trabajadores, con las AFJP, y que se llevara las reservas del Banco Central. Y ahora se dedique a emitir groseramente, lo que nos genera una inflación de alrededor del 30%.
Todos sabemos lo que implica revertir este tipo de procesos.
Algunos “proponen” que todo se ajuste con una hiperinflación.
Al próximo gobierno le espera una tarea compleja. El tema de los subsidios, por ejemplo, clama al cielo.
Nada de esto se hace sin un acuerdo político de solvencia fiscal de largo plazo.
El desafío es grande. El próximo gobierno será de transición. Pero tendremos un país con enormes inversiones, a partir de 2011, con formidables planes de desarrollo de infraestructura.
Tengo un optimismo enorme.
Puede ser que reemplacemos los impuestos a las exportaciones por un impuesto al exceso de inversiones ...

María Eugenia Estenssoro

En los últimos diez años ha habido una renovación de las fuerzas políticas. Y eso me reconforta.
Con Federico Pinedo compartimos esos valores. Así es más fácil acordar y tener una visión del país compartida.
La sociedad está un poco angustiada porque ve que en la oposición no nos ponemos de acuerdo. El 70% de la sociedad quiere otra cosa , diferente al kirchnerismo.
Tenemos que empezar a hablar, no de “los malos” sino de los males.
Para la Coalición Cívica es muy importante el respeto a las instituciones. Establecer un sistema equilibrado, donde ninguno de los tres poderes esté por encima de los otros.
Quienes hoy gobiernan quieren perpetuarse en el poder. Lo han manifestado sin ningún pudor: alternarse, marido y mujer, en el poder, ¡por lo menos hasta el 2020!
Esto es absolutamente antidemocrático.
Marido y mujer burlan de esta manera la ley.
No hay dos personas gobernando. El gobierno es el mismo. Es uno de los rasgos autoritarios de la democracia argentina, que no hemos podido superar desde 1983.
Incluso Alfonsín había sucumbido a la tentación de crear un “tercer movimiento”.
Los liderazgos en la Argentina tienen que ver con los valores de la sociedad. Cuando a alguien le va bien, le permitimos que haga lo que quiera.
La Argentina tiene una democracia delegativa , no representativa. Esto es autoritarismo. Por eso hemos tenido congresos y poderes judiciales débiles.
Hoy el Congreso no es débil. Le estamos marcando la agenda al gobierno.
El eje de los acuerdos ha sido el de restituir el rol del Congreso.
Hemos sancionado en el Senado la coparticipación del impuesto al cheque. No es un buen impuesto, habría que eliminarlo, pero mientras rija, que sus beneficios no queden sólo para el gobierno central.
En relación al 82% móvil, pretendemos que no se siga utilizando el dinero de los jubilados para que el gobierno central se perpetúe en el poder.
Es el Congreso más dinámico de los últimos veinte años.
De lo que se trata es de alcanzar acuerdos pero en base a propuestas. Evitar los pactos corporativos, que tanto daño le han hecho a la Argentina.
Elisa Carrió ha puesto una llamada de alerta para evitar que regrese el “pactismo”.
Preferimos discutir ahora, públicamente, con nuestros socios.
Estamos discutiendo la matriz del poder en la Argentina: esta idea de que para llegar al poder hay que pactar con las corporaciones. No podemos hacer de la política un reparto de cargos.
Ésa es la discusión que hay al interior del Acuerdo Cívico y Social. No podemos discutirlo de manera timorata.
Distribución de la riqueza: esta matriz de concentración del poder lleva a la concentración de la riqueza.
Para nosotros es fundamental la distribución de la riqueza. Y eliminar la corrupción: acabar con la promiscuidad y con la cobardía.
Necesitamos más líderes de todos los sectores que digan basta, que así, no.
Necesitamos que la sociedad y sus líderes se levanten, que digan en voz alta lo que está pasando.
La extorsión y el amedrentamiento están a la orden del día.
Creo que pensar que la economía está bien es una mirada superficial.
Hay ciertas variables buenas. Pero pese a ocho años de crecimiento, no hay inversión en los sectores estratégicos del país. No aprovechamos esta década para transformarnos productivamente.
En términos de la economía real no estamos mejor.
Hemos perdido la autonomía energética. No tenemos inversiones directas: se van a otros países.
Estamos hipotecando el país.
¡El año pasado YPF hizo sólo un pozo!
Los próximos seis meses van a ser de mucha discusión, al interior del Acuerdo.
Creemos que las retenciones deben bajar a cero , en todos los granos. Y al 25% en soja.
No tengamos miedo de discutir, si queremos una Argentina distinta. Debemos poder modificar aquellas creencias que nos condujeron a la actual situación.
No nos merecemos una sociedad que vaya involucionando.

Sede Central:
Filial Córdoba:
Filial Rosario:
Filial Mendoza:
Filial Tucumán:

Fase Comunicacional