Almuerzo de Socios

Martes 5 de abril | Buenos Aires | 2011

Tema: Cosecha 2010 – 2011. Agenda del sector agropecuario para el año en curso.
Expositor Invitado: Ezequiel Gonzalo de Freijo, Analista económico de la Sociedad Rural Argentina. Ex-analista económico de la Secretaría de Agricultura.

Ezequiel Gonzalo de Freijo

El mercado de alimentos ya estaba en 2010 muy ajustado: no nos sobraba nada. El aumento de la demanda en países del Asia y Norte de África. La política del etanol, a la que Estados Unidos deriva ya el 40% de la producción de maíz. Extrae una participación muy fuerte en alimentos pero el porcentaje en el consumo de combustibles es de apenas 7%.
Eso genera una gran tensión, pues compiten alimentos y energía.
A partir de esa política, hubo una gran vinculación entre los precios de petróleo y de maíz. Y con ella, la asignación del recurso tierra . Así, sube también el resto de los alimentos, pues se reduce el área sembrada.
Otro punto importante es el debilitamiento del dólar.
Todo ello generó una tonificación de los precios durante el año pasado. Sumado a las desgracias climáticas, que comenzaron ya en junio de 2010 en Rusia, lo que generó el cierre de las exportaciones de trigo.
Y aumentó la volatilidad de los precios.
Lo mismo ocurrió en Australia y en Sudamérica, potenciando el uso de medidas proteccionistas.
No hay un efecto de gente que quiera refugiarse en commodities. Hubo productos, como el arroz, que no han subido. El aumento de precios pareciera bastante encapsulado. Si bien los líderes del G20 ya empiezan a estudiar la volatilidad de los precios de los alimentos.
Las medidas proteccionistas han deteriorado la confiabilidad y determinan esta menor oferta de granos en el comercio mundial.
Luego, la crisis de Medio Oriente: Egipto es el principal importador mundial de trigo. Pasó de pagar 120 dólares a pagar 350 dólares. Y aumentaron las presiones sociales.
Y después, Japón.
Es un gran importador de maíz, principalmente de Estados Unidos.
Si ya había una gran tensión política mundial por el uso de alimentos en combustibles –apenas el 2% del consumo mundial de combustibles. Una alternativa era la energía nuclear. Que ahora ha entrado en cuestionamiento.
La oportunidad es poder aprovechar estos altos precios internacionales. La amenaza es la volatilidad del mercado.
El volumen de la cosecha argentina es similar, este año, al de la cosecha del año anterior: entre 94 y 97 millones de toneladas. El volumen estimado de exportación aumenta, gracias al mayor precio: esperamos alcanzar los 33 mil millones de dólares, este año, un 28% más que el año pasado.
Si el resto de las exportaciones argentinas se mantiene, estaríamos en un récord histórico de exportaciones: unos 76 mil millones de dólares.
La campaña va a asegurar al gobierno unos 10 mil millones de dólares por retenciones .
De esa cantidad, 8 mil millones corresponden a soja .
Por el lado de la balanza de pagos, la agroindustria le aporta al estado unos 7.300 millones de dólares adicionales. Lo que podría permitir al Estado aumentar en 30% sus importaciones.
Pero hoy las importaciones están creciendo 45%, lo que explica las restricciones que se imponen actualmente para contenerlas.
En el tema carnes, Uruguay y Paraguay nos van a superar este año en exportaciones. Y la baja en la faena complica además a los frigoríficos, que atraviesan una situación delicada.
El año pasado fue bueno para el sector lácteo. En febrero la producción cayó muy fuerte y el precio al productor subió. Este año se espera un aumento de 3% en la producción, aunque hay importantes distorsiones en los precios relativos: sus costos aumentaron 120% en dólares, durante los últimos años.
Los precios internacionales están tapando los problemas que tenemos debajo de la alfombra.
Economías regionales: se han ido conectando muchísimo al mundo. Ha mejorado la inversión en el sector. Aunque la restricción energética los complica bastante.
La inflación en dólares ha aumentado los costos de producción en todos los sectores. El deterioro del tipo de cambio es un problema. Y muy importante.
Además de la distorsión de los precios relativos.
El sistema de regulaciones –de administración de la oferta exportable- nos separa del comercio internacional. Aleja la posibilidad de una exportación confiable, ya que el sistema de evaluación es totalmente arbitrario.
Y todo el tema de la seguridad jurídica –avance contra las cerealeras, el tema del “trabajo esclavo”, que tiene mucho impacto en los ciudadanos urbanos porque no conocen las condiciones reales de trabajo.
Además del operativo de fiscalización, que contribuye al acoso estatal.
Son todas “movidas” que atentan contra la seguridad jurídica.

   

Sede Central:
Filial Córdoba:
Filial Rosario:
Filial Mendoza:
Filial Tucumán:

Fase Comunicacional