Ciclo de Análisis Económico, Social y Político

Jueves 17 de marzo | Buenos Aires| 2011

Expositores:
Gabriela Miccheti, Diputada Nacional.
Alfonso Prat Gay, Diputado Nacional.

GABRIELA MICHETTI

Según Poliarquía, 44% de la gente cree que mejoró la situación. Y que mejorará, un 44%.
El principal problema del país: la inseguridad, luego el desempleo -tema clave-, corrupción -aunque la gente no siente que repercuta en su situación personal.
Buen momento para hacer compras -también cree la gente.
Inflación: mucha gente cree que subieron más del 30%. También muchos creen que seguirán subiendo.
Tampoco este tema -el de la inflación- parece impactar mucho en el optimismo de la gente, que mayoritariamente culpa a los empresarios y comerciantes.
La muerte de Kirchner aumenta de modo impresionante la imagen de Cristina.
Son pocos los políticos que la gente tiene presente, según Poliarquía.
La política no está "metida en la gente", como sí lo está para nosotros.
También la capacidad para resolver problemas por parte del gobierno tiene una opinión favorable creciente. Por la difusión de estas tendencias ya se dice que Poliarquía trabaja para el gobierno.
Claro que esto no es cierto .
Alfonsín tiene bastante buena imagen, aunque no se corresponde con la intención de voto.
Algo similar sucede conmigo, que tengo una muy buena imagen en todo el país.
Macri sí tiene buena imagen e intención de voto.
Éste es el clima.
Obviamente yo no coincido lo más mínimo con este clima. Incluso a veces me enoja .
¿Pero qué hay detrás de todo esto?
Nuestro país tiene todavía muy fresco el trauma del 2001. Sobre todo en la clase media y clase media baja.
Gran parte de esta sociedad tiene mucho miedo a que regrese aquella etapa, cuando mucha gente perdió su trabajo.
Por eso el segundo tema que preocupa es el desempleo. Es un tema traumático.
Esto no puede quitarse del análisis.
Cambiar de gobierno cuando la situación de empleo es más o menos razonable y a su vez la clase baja tiene tanta ayuda social, genera temor .
No hay una alternativa clara a la presidenta. Aunque Macri esté segundo en las encuestas.
No existe el "fighter" al otro lado.
Es un tema grave porque la oposición no lo ha hecho bien . No en este caso, aunque hemos hecho un enorme trabajo legislativo.
Pero a nivel electoralista no estamos haciendo bien los deberes.
Volvemos al personalismo, a la falta de instituciones.
El discurso de los medios públicos es cerrado, marketinero. eso está funcionando de manera impresionante. Y la cantidad de recursos que se le destinan es impresionante.
Tampoco la gente lee mucho el diario.
Éste no es un tema menor.
El nivel de penetración que están teniendo los medios oficiales es enorme y creciente.
Estamos en problemas.
Hay que empezar a pensar, más que en la lucha contra la pobreza, en si encaramos un crecimiento importante, si desatamos la cuestión de la productividad, si vamos a abrir todo lo que esté trabado en términos de liberación de riqueza.
Para los mejicanos, por ejemplo, "la receta" es empezar a decidir en invertir mucho y en ahorrar mucho: abrir todo lo que se pueda la economía.
También en México se ha invertido mucho más en educación que en años anteriores, pero se ha caído en la calidad. Algo similar a lo que sucede en la Argentina.
La cuestión es: ¿para qué educamos?
Especialistas dicen que en América latina hay la posibilidad de armar una revolución educativa. Dándoles a los alumnos toda clase de herramientas para el pensamiento .
El esfuerzo de algunos países latinoamericanos en la mejora de la educación pública es un esfuerzo real.
Es otro tema en el que estamos "recontra lejos". Creo que la sociedad va a votar a un gobierno sin profundizar en por qué lo hace.
Tenemos una enorme necesidad de profesionalizar el Estado. Algo en lo que Chile, Brasil y Uruguay han avanzado mucho.
Si no hacemos una fuerte apuesta a esa profesionalización del Estado, no podremos alcanzar una Argentina mejor.
Tenemos una "enfermedad de la falta de verdad": personalismos, individualismo, competencia extrema.
Los políticos no decimos la verdad. Estamos viviendo siempre de ficciones.
Hay que poner un fuerte acento en la verdad. Hay que empezar a decirla.
Si llego a ser candidata a jefa de gobierno, hay que estar dispuesta a pagar costos. Tal vez cumpliendo un solo mandato, nada más que para hacer lo que hay que hacer .

Alfonso De PRAT GAY

Uno a veces piensa que toda la incertidumbre está dentro de la Argentina. Lo que se contradice con lo que ha estado ocurriendo en los últimos dos meses.
En Europa, los jefes de estado empiezan a plantear la posibilidad concreta de que algunos gobiernos decidan abrirse de la unión monetaria. Algo impensable, hace muy poco tiempo.
Y sin contar la tragedia que está viviendo Japón. Que es la tercera economía del mundo.
Y ahora estamos ante el problema de la radioactividad.
La soja, desde el terremoto hasta hoy, cayó casi cien dólares. Lo que equivale a un punto de nuestro PBI.
Tampoco nos creamos que "estamos lejos" de lo que sucede en el mundo.
Hay dos clases de políticos en la Argentina.
Tenemos enfrente a alguien lleno de recursos y carente de escrúpulos.
Están los que se aferran al relato histórico -el oficialismo- y gente que, como Carrió, dice la verdad .
Buena parte de la imagen negativa de Carrió tiene que ver con ese ejercicio sistemático de decir la verdad.
Ésta es una sociedad que no quiere enterarse de la verdad.
No podemos subestimar el poder de los medios que, como 6,7,8 y los diarios oficialistas, mienten, mienten, mienten.
Me impacta la diferencia entre los políticos argentinos y los políticos latinoamericanos.
Si diez años atrás les hubiera anticipado lo que hoy está sucediendo en materia económica -tener 20.000 millones de dólares de ingresos excedentes, o que el gobierno llevaría la presión impositiva a diez puntos más del PBI, o que Argentina crecería 7% anual durante diez años. la primera reacción de ustedes habría sido la incredulidad.
Hoy es inexplicable que el desempleo aparezca como una preocupación a todo nivel, con estos números de crecimiento.
El nivel de empleo hoy es casi el mismo. Los empleos perdidos en 2008 y 2009 apenas se recuperaron en 2010.
La pobreza es hoy la misma que el día en que Cristina ganó las elecciones en octubre de 2007.
La gran ventaja del oficialismo es que no está en duda la candidatura -más allá de las dudas personales de Cristina.
Si sumamos los candidatos de la oposición, hay empate técnico en la primera vuelta. Digo esto antes de que empecemos a deprimirnos.
La inflación es muy interesante como fenómeno político.
La realidad es que hasta ahora la inflación no fue un problema político.
¡Mentir con el INDEC tiene algún rédito.!
52% de la gente cree que la inflación es responsabilidad de los empresarios.
Mi interpretación de la asignación por hijo -una idea original de Carrió, que el kirchnerismo nunca había siquiera enunciado- es que, mal implementada, tuvo un impacto extraordinario. Es un seguro contra la inflación, de una vez, para las familias pobres.
Pero con la inflación va a empezar a ser un problema durante 2011.
No creo que el gobierno, inmerso en sus propias mentiras, vea esto.
En febrero, la base monetaria creció 40% respecto de febrero del año anterior.
Cuando miramos las variables sociales empieza a verse con mayor claridad la erosión de la inflación.
Bien medida, hoy la pobreza es mayor que en cualquier año de los ´90. La distribución del ingreso es dos veces más inequitativa de lo que era en los ´70.
Si en diez años no avanzamos en esas cuestiones, es uno de los temas pendientes para una próxima administración.
No tengo ninguna duda de que estamos mejor que hace ocho años. Pero también estamos peor que hace tres años, en una cantidad de renglones.
¿Qué pasa con el voto del campo?
Uno debería esperar que no vaya casi nada para Cristina en 2011.
Mi apreciación es que es muy finita la definición . Creo que el oficialismo está entre los 35 y 40 puntos. Y la gran duda es si lo que viene detrás estará a más o menos de diez puntos, para asegurarnos un balotaje.
Quien gane encontrará un parlamento aún más fragmentado que el actual.
No es fácil sostener una coalición en el parlamento. Por lo menos, no con nuestra cultura.
El mundo no empieza cuando desaparezca el kirchnerismo. Hay una cantidad de tarea que requerirá un esfuerzo enorme. Será un trabajo de varios mandatos.
La inflación está hoy en 30%. Y difícilmente baje, si el Banco Central emite 40%.
Un tema: el tipo de cambio. Si incorpora la inflación real argentina, el cálculo es una inflación en dólares del 20 al 25%.
A este ritmo, antes de las elecciones ya estamos en el tipo de cambio de la convertibilidad.
Miro el balance del Banco Central y, bien medido, es negativo . Si midiera sus activos con el mismo criterio que exige a sus regulados, es negativo.
Me recuerda a los 80.
Subsidios, este año arriba de 50 mil millones de pesos.
Transporte público: el 80% del costo marginal se cubre con subsidios. Y hablo de la región metropolitana de Buenos Aires.
¿Quieren algo más regresivo y unitario que ese esquema de tarifas?
Lo mismo sucede con la energía.
Esta estructura de precios relativos me trae malas imágenes de los ´80.
Balance comercial de manufacturas: arroja un déficit de 17 mil millones de dólares.
Si no fuera por el precio de la soja, hoy Argentina tendría un déficit comercial notable. El tema energía se parece mucho también a los ´80.
Son cuestiones muy complejas que hay que abordar el año que viene. Mi sensación es que hay una imposibilidad moral para que lo aborde este gobierno.
Todas estas dificultades son "auto infligidas", producto de un diseño de política económica que eligió este modelo.
La naturaleza de los problemas argentinos son problemas creados por nosotros .
Nos va a costar mucho contar lo que de verdad sucede para que la gente lo pueda entender.

Sede Central:
Filial Córdoba:
Filial Rosario:
Filial Mendoza:
Filial Tucumán:

Fase Comunicacional