Ciclo de Análisis Económico, Social y Político

Martes 26 de abril | Buenos Aires| 2011

Expositores:
Eduardo Amadeo, Diputado Nacional.
Juan Carlos de Pablo, Director de la Publicación Contexto, Consultor de Empresas, Profesor universitario, Periodista.

EDUARDO AMADEO

Estamos en un momento de muchas incertidumbres.
En política, la oposición atraviesa un momento complejo. El gobierno aprovecha la oportunidad. La intención de voto favorece a Cristina -sumando ciclo más "efecto viudez". El no voto a Cristina -60%- está en un momento de reconstrucción de alianzas.
El radicalismo intenta construir lo que llaman "el espacio progresista". Piensan en Stolbizer, en Carrió, pretender ser actores definitivos en el espacio de centroizquierda de la oposición: están peligrosamente cerca del espacio oficial. Podrían ser fagocitados por él.
La derecha tiene un problema de roles y de personas. Pero avanza lentamente hacia la posible conformación de un polo liderado por Duhalde y Macri. ¿Será una alternativa ante la actual hegemonía oficialista?
Aparecen otros liderazgos. Los próximos cuatro años serían años muy difíciles para esa aparente hegemonía del kirchnerismo.
En la mejor de las hipótesis, la presidenta no tendría mucho más de lo que tiene ahora. Pero empiezan a aparecer nuevas estructuras políticas -Sergio Maza, Urtubey, Scioli- que tratarían de barrer al kirchnerismo de la arena política. El modelo de "suma-cero" del kirchnerismo tiene patas cortas. A mediano plazo, el panorama es de mayor incertidumbre e inestabilidad política.
Creemos que hay un espacio político muy importante para sustituir al modelo K, a partir del 10 de diciembre.
La diferencia entre Cristina y Néstor es "un problema de siquiatras". Cristina ha demostrado una lectura mucho más fina de las encuestas. Por eso, su discurso ante la asamblea legislativa ha sido fantástico. aunque no pudo evitar su modo de hacer política como suma cero .
Cristina supone que las empresas crecen distribuyendo ganancias y no capitalizándose. Ese modelo no va a alcanzarle para llevar adelante el proceso de transferencia del poder, en los próximos cuatro años.
El modelo exitoso en América latina es: compromiso social, previsibilidad económica y funcionamiento institucional. El Frente Amplio en Uruguay, la concertación en Chile y el PT brasileño son ejemplos fantásticos.
En Argentina estas tres variables están permanentemente en conflicto. Inflación, incertidumbres -lo de Techint tiene esa impronta gravísima- y el tema institucional. Esos tres factores, en una economía donde "se acabó el modelo", complicarán mucho la sustentabilidad del gobierno.
Creo que Cristina se va a presentar. Por "la adrenalina del poder" y porque es muy difícil admitir que "baja las banderas". Además, no tiene amigos.
Scioli ganaría con mucha mayor comodidad. Porque se ganaría buena parte de la clientela de la derecha. Y del peronismo disidente. Y Cristina lo sabe.
Kirchner no ha generado ninguna estructura de alianzas, sobre la base de proyectos de largo plazo.
Con el crecimiento no alcanza. En Argentina permanecen tensiones entre diversos sectores, que no van a resolverse sin una planificación a largo plazo -a la manera de Brasil o Chile.
Argentina no ha modificado el porcentaje de transporte de cargas por ferrocarril. Tiene el problema energético. El problema de la pobreza, su profundización, el deterioro de la educación. La sociedad no puede funcionar con semejante nivel de incertidumbre institucional.
Quien piense que puede gobernar solo desde 2011 está equivocado.
Estamos ante una fantástica oportunidad para buscar acuerdos estratégicos -como lo hicieron Uruguay, Brasil o Chile. Todo lo que sea pensamiento de largo plazo no está estructurado en la Argentina.
Necesitamos una discusión de fondo sobre la estructura impositiva del país, que dé seguridad a los empresarios de que la misma habrá de sostenerse.
Y ni hablar de fuga de capitales, etc.
En el corto plazo, la falta de generosidad es una enorme muestra de estupidez.

JUAN CARLOS DE PABLO

La cuestión política tiene una importancia dramática en la economía, sobre todo en la Argentina.
En lo internacional, hace tres años había pánico. Hoy ya no lo hay. Y los líderes políticos bajan la guardia.
Estamos en un mundo en el que quien crea que "se la sabe" es un idiota.
El contexto externo no entusiasma. pero zafamos del pánico.
Los desocupados españoles emigran a China, en busca de trabajo. Y los chinos ya están preocupados por el alto costo laboral de su mano de obra. ¡O sea que ya ni los chinos aceptan salarios chinos!
La Argentina es un país presidencialista. Tenemos poca vocación institucional: estamos buscando a quien "se emboque a Cristina".
Sólo la tercera parte de los gastos provinciales se financian con gastos propios de cada provincia. Los otros dos tercios vienen "de Buenos Aires". Entonces, la pregunta es: ¿cómo hace un gobernador para pelearse con la nación?
Y lo mismo, en el caso de las empresas.
Los estilos no se cambian. Desde 2003 me cansé de escuchar pronósticos sobre presuntos cambios.
Hoy se dice que si Cristina gana, al día siguiente dictaría un plan de ajuste. ¡Una tontería fenomenal! Lo que haría es "profundizar el modelo", una frase que no entendemos muy bien aunque tengamos algunas sospechas sobre su significado y consecuencias.
Desde la muerte de Néstor Kirchner, este gobierno no tuvo que tomar ninguna decisión importante, dramática.
Por eso, el gobierno hace de cuenta que la economía funciona .
Moyano está más débil de lo que él cree. Su poder son los camioneros, no la CGT : los "gordos" no lo quieren. Nadie acepta que Moyano "les robe trabajadores" para llevarlos a su sindicato. Luego, Moyano está solo. No tiene más remedio que "vivir lanzado".
Napoleón dijo: "Cuando veas a tu enemigo cometiendo errores, no lo distraigas".
Hay un conjunto de personas en el oficialismo que son satélites de Cristina. Sin ella, no tienen ningún futuro. Por eso insisten en que Cristina se presente a su reelección.
Si se presenta o no, no lo sé.
Esa gente le sugiere dejar de lado a Moyano. Así, se barajan nombres como el de Abal Medina para la fórmula presidencial. Me parece fantástico. ¡Porque yo quiero que pierda!
No hay forma de que Cristina gane si se aparta de una visión de centro.
No hay ningún incentivo a mostrar las cartas electorales, hasta que no haya más remedio.
En economía, ¿qué tenemos?
Un mar de soja y algunos ingresos de capitales. Con eso, se infla la economía y se comen los stocks.
A esto se le llama "el modelo".
Hice un ejercicio a mano alzada, en el que le puse precios de 2003 a los volúmenes exportados desde entonces. El año pasado tuvimos un superávit comercial de 12.000 millones de dólares. Si le pusiéramos precios de 2003, se convertiría en un déficit de 400 millones de dólares.
El gasto público, meta de marzo a marzo, 34%. Subsidios: ¡107%! Cantidad de dinero: 37%.
Consecuencia: inflación.
¡Analizamos de manera normal lo que es una locura! Lo que tenemos que hacer es tomar distancia .
Cuando todas las variables nominales superan el 30%, tenemos la inflación que tenemos.
En este contexto, las negociaciones salariales son continuas.
Tenemos la combinación de un "keynesianismo K" y el fenómeno de la soja. ¿Cuánto dura? Lo sabe Dios.
Si hay un caso en el que el productor va a aumentar los precios es cuando el gobierno le cierra la importación competitiva y le sube los costos. Es lo que hace el gobierno .
Hace ya veinte años escribí que "los empresarios argentinos están tan ocupados que no les queda tiempo para trabajar". No es un juego de palabras. La ocupación de nuestros empresarios pasa por almorzar con los funcionarios, asistir a las reuniones de cámaras para ver qué se le ocurrió a Moreno. Es lo que está pasando en los últimos años. Es mucho más importante "ser amigo" que dedicarse al trabajo empresario.
Desde 1998, el PBI creció 2% anual. Estamos teniendo una reactivación. Y por definición, las reactivaciones se agotan .
Cuando dicen que "la economía vuela", no saben de qué hablan.
Hay inflación en dólares para nuestro comercio exterior: tanto en exportaciones como en importaciones.
Cuando Cristina fue a Qatar firmó un contrato por el cual paga 8 millones de dólares por día para importar gas. ¡ocho millones por día! En un año representa el 5% del total de las importaciones. Y los argentinos -que somos unos genios- transformamos gas carísimo en energía baratísima.
En materia energética estamos todos "colgados": los de la villa porque no pagan, y nosotros porque pagamos bagatelas.
Somos un país crecientemente deficitario en materia energética.
¿Qué capacidad tiene este gobierno de reaccionar frente a algún imprevisto?
Ninguna.
Un modelo basado en comerse los stocks es finito. Pero no quiere decir que termine la semana que viene.
Lo primero que tenemos que hacer es salir de la locura. En el cuarto oscuro voy a votar cualquier cosa menos a Cristina. ¡Porque de la locura hay que zafar!
Hay que recuperar el sentido común en la toma de decisiones.

Sede Central:
Filial Córdoba:
Filial Rosario:
Filial Mendoza:
Filial Tucumán:

Fase Comunicacional