Desayuno de Socios

Jueves 27 de Octubre | Buenos Aires | 2011

Expositores: Alfredo Gutiérrez Girault y Rubén Vales y Ricardo Lopez Murphy

El escenario internacional: por primera vez desde la Segunda Guerra, la situación más compleja se da en los países desarrollados. El núcleo de las dificultades está centrado hoy en Europa.
Aunque hoy las bolsas europeas “están volando”.
También Estados Unidos tiene dificultades, aunque diferentes a las europeas, porque tuvo políticas monetarias y fiscales mucho más laxas que en Europa. Se evitó una recesión como la del ´30. Pero el PBI no se recupera consecuentemente.
Tampoco las acciones vuelven al precio histórico: hoy deberían estar volando…
La gran incógnita: por qué dos años después del proceso recesivo, el PBI de Estados Unidos está 10% debajo de la tendencia.

Hay en el mundo una demanda inmensa de liquidez.
Algunos candidatos republicanos han amenazado al chairman de la Reserva Federal para que no expanda la liquidez.

En Europa, la crisis más grave es de gobernabilidad: tomar decisiones allá es sumamente trabajoso.

Mientras la economía norteamericana seguirá creciendo, aunque lentamente, Europa decrecerá en el primer semestre de 2012.
El proceso va a ser lento. Alemania se resiste a hacerse cargo de pérdidas ajenas.

Vemos una moderada desaceleración en las economías en desarrollo.
El impulso de China e India continuará. A menos que ocurra una catástrofe en Europa. No creemos que eso suceda, sin embargo.
Si Europa decide que el Banco Central Europeo compre la deuda, el problema acabó.
Toda América latina y resto de emergentes están menos sólidos que en 2008. Esta vez nos agarra más vulnerables.
Pronosticamos una depreciación de monedas emergentes frente al dólar. El real no se mantiene en 1,50: iría a 1,80.
La depreciación de monedas emergentes es central.
Brasil quiere afrontar la crisis con un tipo de cambio real más alto. Es difícil que en los próximos meses revalúe.
A menos que la solución europea sea con un anegamiento monetario.

Asia emergente y Latinoamérica conservan tasas de crecimiento importantes, aunque a menor velocidad.
Brasil será más competitivo que en los últimos años.

Si la inflación mundial se acelera, tenemos un problema, aunque el desempleo conspira contra esa amenaza.

Vemos una fuerte caída del comercio internacional: del 8% al 4%.

Exportaciones argentinas: el primer semestre fue “el sueño del pibe”. Con los mismos volúmenes tuvimos casi 28% más de ingresos.
¿Por qué los precios de commodities siguen tan altos?
Hemos tenido exacerbada demanda de China e India. Y la crisis energética se ha usado masivamente para sustituir combustible, lo que ha mantenido inflada a la demanda.
Los precios de nuestras exportaciones caerían este año 2%. Lo que nos haría entrar en déficit de cuenta corriente.
La gente no compra dólares porque esté loca… ¡Está mirando los números!

No veo datos que indiquen problemas en la economía china. Sí, una probable desaceleración: ya no volvería a los dos dígitos.

Pensamos que el euro está a un precio muy alto. Europa debe ir a un tipo de cambio más competitivo. Si no lo hace, seguirá cayendo.

Las exportaciones, que crecieron 25%, tuvieron un componente precio muy importante. Al revés de las importaciones.
En la parte final del 2011 entramos en una situación más complicada que en el primer semestre.

El PBI estimado para 2011 es 8,8%. No es una proyección nuestra, sino oficial.
Todas las estimaciones del sector privado están por debajo de ese número.
En la primera parte del año, el crecimiento fue del 9%.
El crecimiento de la demanda interna fue siempre positivo. 38% creció el salario nominal y 35% el gasto público.
La expansión estuvo orientada al sector interno.
Las exportaciones, en volumen, crecieron sólo 5%.
Este perfil expansivo tiene consecuencias inflacionarias.
Las reservas del Banco Central, estables entre diciembre y agosto último. En tanto los pasivos monetarios crecieron 18%.
Se redujo el superávit comercial: 2.100 millones de dólares por debajo, en los nueve primeros meses, comparado con el mismo período del año anterior.
Aumento del riesgo, caída de la bolsa e intensificación de la fuga de capitales.
Entre fin de agosto y mediados de septiembre la soja cayó 19%. Pero terminaríamos el año con un valor 24% superior al del año anterior.

Suponemos una cierta morigeración en la tasa de crecimiento en 2012, un poco por debajo del 9%.
Ciertas definiciones de política económica ya se están produciendo

Cuenta corriente negativa en 2012: tendencia decreciente que se viene observando desde 2009 –el último año de superávit.
Exportaciones de bienes se mantiene. Y crecen las importaciones de bienes.
Las reservas caerían 3.700 millones en un escenario moderadamente optimista de salida de capitales.
El PBI crecería 3,8%, con un consumo privado e inversión creciendo algo por encima.
La inversión crecería 25% -no es un número ideal, pero se explica en un contexto de desaceleración.

El gasto público crecería 24%, aunque el efecto arrastre del gasto en 2011 es alto.
Pensamos en una inflación del 26% para el año próximo. Y una inflación oficial del 11%.

Sede Central:
Filial Córdoba:
Filial Rosario:
Filial Mendoza:
Filial Tucumán:

Fase Comunicacional