Desayuno de Socios

Jueves 28 de Abril | Buenos Aires | 2011

"Qué indican las cuentas fiscales y monetarias al concluir el primer cuatrimestre del año"
Dr. Alfredo Gutiérrez Girault,
Economista Jefe, Departamento de Investigaciones del IAEF.

"Indicadores anticipados del nivel de actividad"
Dr. Rubén Vales, Coordinador Técnico, Departamento de Investigaciones del IAEF.

"Argentina: la potencialidad de sus cadenas productivas"
Jorge Alberto Vasconcelos, Investigador Jefe de IERAL

Con la coordinación y moderación de Ernesto Rey.

Jorge Vasconcelos
Alfredo Gutierrez Girault
Ruben Vales

Se espera que la economía siga creciendo en el curso del año, aunque a tasas menores.
El IPI (índice de producción industrial) muestra cierto "serrucho" en los últimos meses. Crecería, anualizado, menos que en el año anterior.
Luego de un fuerte crecimiento, el índice de confianza del consumidor también estaría cayendo levemente.
Las expectativas hacia el futuro van empeorando.
Factores que inciden en el precio internacional del petróleo: crecimiento de la demanda y de los países emergentes. Contra el amesetamiento de la producción y agotamiento de las fuentes tradicionales.
Hay "cierta resistencia" a los usos de la energía nuclear. Y la utilización de los cambios tecnológicos por parte de las empresas es insuficiente.
Se necesitaría un "aumentazo" en el precio del petróleo para disminuir la cantidad demandada.
La demanda de petróleo crece 3, contra una producción que está por debajo de 2.
Esto produce un cambio en los flujos de ahorro mundiales: los países petroleros van a ser más ahorradores.
La cuenta la van a pagar Estados Unidos y Japón, que van a ahorrar menos.
Por eso es tan importante la estabilidad política en los países productores de petróleo.
El bajo crecimiento de varios países europeos complica la gobernabilidad.
Irlanda fue el país que más rápido hizo la corrección. Su crisis fue financiera. que se hizo fiscal: en 2010, el déficit fiscal fue de 32% del PBI. Aunque Irlanda no es Grecia.
Para Grecia, España y Portugal, la conversión hacia bienes transables es un problema.
Cada país tiene su propio proceso de reconversión.
El Banco Central Europeo se ha jugado por la suba de la tasa de interés.
Los países del este europeo tienen sus dudas sobre la "cesión de soberanía", aunque saben que los costos de ruptura serían elevadísimos.
Francia e Inglaterra tienen un desempeño muy parecido, en lo que atañe a la deuda. Y diferente del de Alemania.
Estados Unidos crece "un punto", tendencialmente, por encima de lo que crecen los países europeos.
¿Por qué Estados Unidos y los europeos no .?
Nuevas señales en Argentina: habría una leve desaceleración en el crecimiento del gasto público, durante el primer trimestre del año.
También habría una leve desaceleración de la expansión monetaria.
Una hipótesis plausible: hay una recuperación muy fuerte del optimismo, respecto del mercado de trabajo.
Un objetivo de política económica -y electoral- es tratar de estabilizar la tasa de inflación. Aunque se trata de un equilibrio inestable. No está tan claro quien toma hoy las decisiones económicas.
Son tiempos, los actuales, en los que el peso de la burocracia y de "línea media" es mayor.
Hoy se ha olvidado -o no existe en las generaciones más jóvenes- la experiencia de quienes vivieron procesos de inflación alta y de hiperinflación.
El sector externo es una restricción que irá creciendo.

JORGE VASCONCELOS

El del empleo formal privado es un indicador relevante. Hasta 2007, las curvas de crecimiento eran muy parecidas en Argentina y Brasil, hasta que en 2008 se separan.
Encarecimiento de mano de obra en Argentina, mayor riesgo país (el de Argentina triplica al de Brasil) y un contexto inflacionario, que vuelve más impredecibles los movimientos de la política económica.
Aumentó la incidencia de las contribuciones patronales, aumentaron las primas de las ART y aumentó la incertidumbre.
La situación macro argentina se deterioró por el lado fiscal. El uso de reservas del Banco Central no es un sustituto de una buena política fiscal.
El crédito al sector privado ha crecido muy poco.
La capacidad argentina de generar empleo genuino ha caído, respecto de Brasil.
Sólo 15 personas de cada 100 pertenecen al mercado de trabajo formal.
En España son 35 de cada 100, pese al alto desempleo.
En el NEA y en el NOA, menos del 10% son empleados formales.
Hay mucho por avanzar en este tema.
Para relanzar una estrategia de crecimiento, hay deberes macro bien conocidos. Entre ellos, recuperar superávit fiscal sin aumentar por ello una presión tributaria que hoy ya es superior a la de Brasil.
Por el momento, ni la oposición más ortodoxa se atrevería a discutir hoy el tema de subsidios a los servicios públicos.
Si avanzamos en políticas de desarrollo productivo, es muy importante que se tomen en la medida en que crezca la demanda. De lo contrario, se generan burbujas que a mediano y largo plazo estallan.
En una década podrían crearse 2,8 millones de puestos de trabajo, en un avance muy conservador.
La participación de Brasil y Uruguay en las exportaciones mundiales creció, entre 2001 y 2010, de manera significativa, aprovechando el fenómeno de las materias primas.
Argentina mejoró, pero menos: si hubiera seguido la evolución de Brasil, en 2010 podría haber exportado 92 mil millones de dólares, en vez de los 62 mil millones que exportó.
Las condiciones se van a mantener, pero sin el empuje que tuvieron en los últimos dos años.
Brasil ya ha llegado a un déficit de cuenta corriente de 2,5% del PBI: la apreciación del tipo de cambio brasileño difícilmente se repita hacia delante. Su PBI en dólares crecería entre 8 a 9%, durante los próximos años.
En Argentina, los precios no incentivaron a la producción de exportables, como sí sucedió en Uruguay y Brasil.
Si la dirigencia política pretende crear empleos genuinos, debe contemplar un escenario de convergencia en materia de precios. No de shock, pero sí de convergencia.
Los inversores deben confiar en que los contratos se van a cumplir. La cuestión no se resuelve sólo desde lo técnico sino esencialmente desde la confiabilidad.
Hoy en Tierra del Fuego, un salario inicial oscila entre 10 y 11 mil pesos.
El set de precios internos no puede ser demasiado diferente de los internacionales.
Hay que acabar con los malos incentivos. Por ejemplo, la diferencia entre el dólar oficial y el paralelo.
Argentina es un país que necesita avanzar en economías de escala: las pymes enfrentan severos problemas.
El MERCOSUR como mercado interno, sin trabas, sería fundamental para las pymes.
El modelo agroexportador se terminó en los años ´30. pero hoy, el esquema radial de infraestructura sigue "vivito y coleando".
Sólo en Salta hay un sobrecosto de 200 millones de dólares para los productores, por la inexistencia del ferrocarril.
Algunas instituciones deben repensarse. Por ejemplo, el INTA y el INTI, cuyas iniciativas muchas veces no tienen en cuenta las tendencias del mercado externo.
Haría falta una agencia de competitividad pública y privada.
Hay que tomar como referencia lo que se hace más allá de nuestras fronteras.
Argentina sigue siendo una exportadora de productos primarios. En diez años, por ejemplo, en el rubro maíz nada cambió. Pese a la introducción, a partir de 2002, de las retenciones, que muchos creyeron útiles para alimentar un proceso de industrialización. Pero el impacto fue sólo fiscal.
Un proceso de industrialización no puede garantizarse por la sola provisión de un insumo más barato.
Podría convivirse con un escenario muy moderado de retenciones. Toda la inversión de la industria aceitera -que se hizo en la década del ´90- ocurrió con una retención de dos o tres puntos entre el precio de la soja y el del aceite.
En pastas y productos de panadería, Italia exporta por 4.550 millones de dólares y Argentina por 123 millones de dólares. Italia produce muy poco trigo y debe importarlo . En derivados del maíz -cereales para el desayuno-, Inglaterra exporta por 622 millones de dólares y la Argentina . ¡por 18 millones! Y obviamente, Inglaterra tiene que importar el maíz.
Argentina ha invertido muchísimo en bosques. Pero los dueños de esos bosques no saben qué hacer con esos árboles.
Faltan plantas de celulosa. El sector es un gigante dormido.
Brasil exporta nueve veces lo que exporta Argentina. Y Chile, cinco veces más.

Sede Central:
Filial Córdoba:
Filial Rosario:
Filial Mendoza:
Filial Tucumán:

Fase Comunicacional