Ciclo de Análisis Económico, Social y Político

Martes 28 de Agosto | Buenos Aires | 2012

MARÍA EUGENIA VIDAL
JOSÉ LUIS ESPERT

María Eugenia Vidal

No tuve militancia política previa. Pero siempre mi mirada tuvo que ver con lo público, porque desde ahí se hacen las grandes transformaciones.
Mi trabajo técnico fue apreciado por Mauricio Macri, al contrario de lo que sucede con muchos políticos tradicionales. Me comprometí, sentí que el PRO era un espacio para gente como yo. Fui diputada en la Ciudad y hoy tengo esta responsabilidad de acompañar a Macri en la fórmula.
En el PRO somos un equipo. En el que los funcionarios tenemos plena capacidad de decisión. A contramano de la personalización del poder que caracteriza al kirchnerismo.
Con respecto a la situación actual, estamos muy preocupados.
No es éste un año igual a los anteriores. Hay desaceleración económica, caída de la inversión y de las exportaciones, una inflación que el gobierno no reconoce.
También en la Ciudad cae la recaudación. Se han frenado las decisiones de inversión, sobre todo en la construcción, a raíz de los cepos cambiarios. El gobierno nacional no nos avala para endeudarnos.
Todos nuestros conflictos entrañan una discusión por los recursos. La mayor parte de las provincias no puede pagar sus sueldos si el gobierno central no les transfiere recursos. Esto en la Ciudad no sucede, nuestra situación fiscal es sólida.
El Banco Ciudad multiplicó por siete su cartera de pymes y por cuatro sus préstamos de largo plazo, gracias a los depósitos judiciales, que hoy el Banco Nación les quitará.
No vemos una situación de colapso económico. Pero sí de retroceso. Los gobiernos vamos a tener dificultades. Sobre todo el nuestro, que no está “alineado” con el gobierno nacional.
Entre 15 y 20% de la población argentina sigue siendo pobre. Hay un núcleo duro de población que no ha sido permeable al crecimiento. Hay un desafío a resolver. La pobreza se convierte en herencia que se transmite de generación en generación. Y no se resuelve sólo con la asignación universal por hijo.
La tensión política es otro “logro” del kirchnerismo. Todo se reduce a que “quien no piensa como yo es un enemigo”. Esta tensión afecta a la convivencia, genera intolerancia. Y nos preocupa.
Y la inseguridad, que tampoco es reconocida por el gobierno nacional.
Pero lo realmente preocupante es lo que pasa a nivel político. El poder está cada vez más aislado y absolutamente concentrado. Todas las decisiones, aún las menos relevantes, las toma la presidenta en soledad. Con un nivel nunca visto antes de autoritarismo.
El límite a la tolerancia es cada vez más frágil. Y avanza un modelo que está dejando de ser democrático para acercarse cada vez más al chavismo o al poder de Correa en Ecuador.
Es muy importante no ser indiferentes. No estamos ante una disputa electoral. Lo que está sucediendo es mucho más grave. Se está empezando a restringir libertades.
Hoy el PRO tiene la responsabilidad de mostrar una alternativa posible y real que permita plantarse frente al kirchnerismo. De la elección del año que viene depende la reforma constitucional. Debemos plantarnos frente a la re-reelección.
Pese al marco muy hostil, la Ciudad de Buenos Aires sigue avanzando. La Policía Metropolitana es un avance, con casi dos años y medio en la calle, sin denuncias de corrupción ni de “gatillo fácil”. Están formados en el respeto a los derechos y garantías constitucionales. El policía metropolitano gana el doble que el de la Federal. Invertimos mucho en tecnología.
Vamos avanzando. Todavía nos falta mucho. No es sólo una cuestión de recursos –lo de la policía- sino de la calidad de formación a la que aspiramos. El proceso es exigente y duro, pero garantiza el nivel de los policías en la calle.
No hemos frenado la obra pública en la ciudad, que sigue avanzando. Con recursos de la Ciudad.
Hoy tenemos en Parque Patricios un polo tecnológico, con cien empresas instaladas. Llevamos el desarrollo a la zona sur de la Ciudad.
La batalla central para nosotros es la educación. Ya entregamos 170 mil computadoras, con conexión a Internet, que los alumnos pueden llevar a sus casas. Se enseña inglés desde el primer grado y se promueve la lectura. Y vamos por una batalla más importante, como la de la evaluación. Tenemos resistencias gremiales a la evolución docente, pero insistiremos en ella.

José Luis Espert

El escenario internacional más probable. Con una probabilidad de ocurrencia del 60%. Es el escenario optimista.
Grecia sigue pidiendo alargamiento de plazos para el ajuste. Francia, más cerca que Alemania de darle el “sí”.
La clave para sostener el sistema pasa porque el euro se siga devaluando. Y fuerte. Se necesita una política fiscal y monetaria más expansiva, además de la capitalización de bancos –en lo que algo se ha avanzado.
Europa necesita unión fiscal y unión de supervisión bancaria. Pero también se necesita que Alemania ceda soberanía en recaudar impuestos. Y se necesita el eurobono.
Es más probable que el área se mantenga a que sufra un proceso de desmembramiento. Pero hace cuatro años que convivimos con la amenaza de ruptura.
Mucha gente en el primer mundo dice que hay una especie de pedido de Estados Unidos para que el área euro no caiga antes del 5 de noviembre –día de elecciones en USA.
En cuanto a China, cada vez cunde más la opinión sobre que en China funciona un “Indek”. O sea, que dibuja los números. Algunos ven para China un “aterrizaje forzoso”, aunque es poco probable. Occidente le está pidiendo a China que revalúe su moneda. Que empiece a tener los problemas de Occidente para colaborar con el crecimiento mundial. Aunque el escenario más probable es que China continúe creciendo… menos, pero creciendo.
Por el estrecho de Ormuz pasa la cuarta parte del petróleo del mundo. Esto viene a cuento del conflicto entre Irán y la ONU. Hay que estar atentos.
El crecimiento de 2012 va a ser menor al de 2011, para acelerarse un poco en 2013.
El mundo desarrollado crecería 1,1% en 2012 y algo más en 2013.
El comercio internacional se recupera menos. La inflación no es un problema en el mundo. Estados Unidos crece un poco más que en 2011. El área euro, en recesión. Alemania no entra en recesión pero crece poco. Francia, estancada en 2012. Portugal, Italia, Irlanda, España… en recesión. Grecia en recesión.
Reino Unido se recupera un poco en 2013. Japón crece 2% en 2012 y 1,5% en 2013.
Brasil crecería 1,8% en 2012 y 3,5% en 2013. Comienza de nuevo a acelerarse. Esto supone que las medidas de Roussef empezarían a tener resultados.

El euro va a seguir bajando, también la libra, el real y el yen. El dólar se sigue revaluando. Salvo contra la moneda china.
La FED va a mantener su tasa de referencia en un cuarto de punto. Europa, 0,5.
En Brasil, probable baja de tasas. Rouseff más preocupada por bajo crecimiento que por la inflación.

Contexto mundial muy favorable para la Argentina. Commodities van a estar firmes, aunque no haya “huracán de cola”.
Nuestros términos de intercambio siguen en récord histórico, fruto de un dólar relativamente débil. Tasa de interés va a seguir siendo laxa.
Vemos en Argentina una política monetaria muy laxa. Tasas de interés reales bien negativas durante una década, para que la gente consuma o no ahorre.
Si la gente atacó las reservas es por otra causa.
Tasa de inflación muy elevada. Siempre arriba del 20% en cualquier provincia. Universidad Di Tella espera 30% para los próximos quince meses…
Argentina, entre los cinco países del mundo con más inflación.
Recaudación impositiva en última década creció 10% del PBI. Hoy es de 32% del PBI, cuando en 2002 era de 22%.
Nuevos impuestos: cheque y retenciones explican la mitad de ese aumento. Aunque recaudación real se viene desacelerando en los últimos dos años. Y en los últimos tres meses dejó de crecer.
La recaudación total es de $ 806.000 millones. La nación recauda $ 470.000 y las provincias $ 376.000 millones, incluyendo recursos propios de las provincias.
El gasto público ha crecido más de lo que creció la recaudación. Sigue creciendo hoy a una velocidad importante. El estado argentino gasta hoy $ 913.000 millones, de los $ 155.000 millones es el gasto en subsidios.
Lo que en la década del ´90 se financió con deuda pública, en esta década se financia con emisión.
El actual déficit fiscal es la peor de los últimos veinte años. En todo caso, el gobierno ha decidido cambiar los instrumentos de deuda. Y la contracara es la inflación.
No hay desendeudamiento.
Aunque este déficit es mucho menos desestabilizante, en países como el nuestro, poco afectos a las reglas de juego.
Me parece difícil que el fisco vaya a cambiar la dinámica del déficit que hoy vemos. Sobre todo porque en 2013 hay elecciones legislativas…

La economía entró en un proceso recesivo en noviembre de 2011. Julio dio alguna señal de recuperación. Pero no me atrevería a decir que sea decisiva.

Si la Unión Europea no se desmembra, el escenario argentino sería más optimista.
En Argentina nos preocupa el avance sobre las libertades –no sólo la de expresión sino la económica.
Estamos frente a un gobierno sin demasiado freno inhibitorio para hacer lo que quiere.
En 2012, el gobierno va a tener un superávit comercial de 12.000 millones de dólares, con leve caída en valor de importaciones, con exportaciones en 83.000 millones de dólares.

La fuga de capitales que va contra las reservas del Banco Central ha caído. Aunque va a terminar perdiendo 2.800 millones de dólares en reservas. Nada dramático.
A lo largo de 2013, el control de cambios se va a mantener. Incluso podría ser más duro.
Cerramos 2012 con la economía estancada. Aunque desestacionalizada, la economía dejó de caer en el segundo trimestre y tiene una ligera recuperación en el tercer y cuarto trimestre –aunque sigan estando por debajo del 2011.
Muy fuerte caída en inversión: -7%.
PBI per cápita: 13.200 dólares per cápita.
En 2013 creceríamos 1,8%.

Desde que “desapareció el termómetro” (destrucción del INDEC9 todos los economistas tenemos razón.
La Argentina está entrando en un escenario de estanflación. Está perdiendo las posiciones obtenidas en la última década. En 2012 se aceleraría la inflación: 29,3%.
En 2012 se devaluaría el peso 12%, tasa muy superior a la que venía teniendo en años anteriores. Con una brecha actual del 35,8% con el dólar paralelo. Llegaría al 45 al 50% en 2013.

Sede Central:
Filial Córdoba:
Filial Rosario:
Filial Mendoza:
Filial Tucumán:

Fase Comunicacional