Desayuno de Socios

Jueves 28 de Febrero de 2013

Expositores: Rubén Vales y Alfredo Gutiérrez Girault
Invitado: Miguel Braun
Coordinador: Ernesto Rey

Ernesto Rey abrió la reunión con un emocionado recuerdo de Abel Viglione, consecuente colaborador y viejo amigo del IAEF, tempranamente desaparecido.

En los últimos tres trimestres de 2012, la tasa de horas trabajadas es negativa.
En la producción de bienes, los puestos de trabajo bajaron 1%. Todo está entre 0 y 1%. En producción de servicios, hay un leve crecimiento de 0,7%.
Crecieron moderadamente la intermediación financiera y los servicios sociales y de salud, del sector privado.
En el sector público, trimestre contra trimestre el crecimiento es de 4,1%.
Está claro que el crecimiento de la oferta de trabajo provino del sector público.

En 2001 teníamos tres millones de jubilados y hoy tenemos cuatro millones doscientos mil, con predominio de mujeres –un millón de “nuevas jubilaciones”.
Las pensiones no contributivas se multiplicaron por seis o por siete.
La Asignación por hijo alcanzaba en octubre a 7.345.024 ninos y jóvenes menores de 18 anos.

En la economía internacional venimos “limando” las expectativas de crecimiento. Hoy estaría en 3% el crecimiento global, con Estados Unidos creciendo 1,5% y recesión en Europa.
Estados Unidos: creció 8% su base monetaria entre enero y febrero. El rendimiento del bono de 10 anos ha subido. Pero hay la percepción de un final de ciclo, que cada vez gana más adeptos entre los analistas –donde las tasas van a ser más altas.
El real marcha hacia una revaluación.

Nuestra economía: hay un ciclo largo de indicadores de actividad prácticamente planchados.
El escenario es de estancamiento.
En el crecimiento del 1,9% de 2012, las exportaciones cayeron 5% y la inversión cayó entre 5 y 7%. Lo que creció fue el consumo. La economía se expandió alrededor del consumo.
En los últimos tres trimestres, el índice de confianza del consumidor ha venido subiendo. ?Algún “veranito”…? Hay que ver si esos indicadores se sostienen.

En base devengada, el cepo cambiario no se nota.
En enero, la situación se ha mantenido sin grandes variantes. Cayeron exportaciones, lo que ha puesto un poco nervioso al gobierno
Casi 4.000 millones de dólares cayeron las reservas.

Diciembre: explosivo resultado fiscal. Déficit de $ 40.000 millones. Contra $ 26.000 millones en 2011.
Gasto primario en diciembre creció 28%, respecto de diciembre de 2011. Recursos normales crecieron algo así como 27%.
Los números de diciembre no están publicados al 28 de febrero. Esconderían aumento importante de la deuda flotante del sector público nacional.

Recaudación creció en enero 24%.
Intuyo que los números de enero van a ser “flojitos”.

En 2012 la base monetaria creció 40%. El circulante, 38%.
En diciembre la base monetaria creció casi $40.000 millones.

El margen que ha tenido el Banco Central para comprar dólares ha sido muy estrecho.
La política monetaria está atada por la política fiscal.

La velocidad de circulación del dinero se mantiene.
Gente que se quedó en pesos por impedimento de comprar dólares sumarían unos 8.000 millones de dólares. Muchos, para unas reservas de 40.000 millones. Es el tamano del globo que se está inflando.

Hay dos tipos de congelamiento. Pueden estar dentro de un plan integral –como en el Plan Austral o la tregua de precios de Martínez de Hoz.
Hoy hay una política económica en marcha… y estamos poniendo un parche más.
Es un congelamiento muy sui generis… se hizo todo “a las ponchadas”.
Cuanto más cerrada sea la economía, menor chance tiene el congelamiento de precios. Hoy tenemos una economía súper cerrada. Un congelamiento es compatible con una expansión monetaria no mayor al 6 o 7%... y hoy estamos en 40%.
Riesgos del congelamiento: un riesgo reputacional para el gobierno. Si los precios siguen volando, perderá credibilidad.
Hay un riesgo de consistencia. Otro riesgo, el del día después.
Y el riesgo del “enamoramiento”, que podría prolongar el congelamiento.
El congelamiento ha sido una decisión extremadamente compleja del gobierno, que tiene riesgos importantes.

MIGUEL BRAUN

Nunca imaginamos el deterioro institucional de los últimos diez anos. Eso me motivó a acercarme a la política, a través del PRO.
Mauricio Macri quedó muy impresionado por el modo en que se forman los equipos técnicos y de gobierno en Inglaterra. Quiso armar en Argentina un equipo de primer nivel.
Al PRO le falta inserción territorial, al ser un partido joven. Llevar las ideas a las provincias, a través de seminarios, etc. En eso estamos.

Tengo tres tesis:
El kirchnerismo está agotado. Mauricio Macri puede ser presidente. Y es necesario que el sector privado sano lo apoye.

La re-reelección tiene poca chance. Y en las elecciones de este ano, el kirchnerismo va a perder senadores.
El 54% de apoyo popular no sigue vigente. La imagen de Cristina ha caído. Y todo indica que no hay factores que puedan revertir esa situación.
La economía está estancada. Y es por una cuestión estructural: colapso de inversión, política cada vez más refractaria a la inversión privada. En el mejor de los casos cabe esperar estancamiento con inflación creciente.
Tampoco el gobierno tiene un sucesor. No emerge ninguna figura del kirchnerismo que tenga imagen positiva.
Mauricio Macri puede ser presidente. Es una de las tres figuras que “miden” (junto a Cristina y a Scioli).
El conocimiento que se tiene de Macri por su actuación en Boca es hoy un factor positivo.
Hay un creciente desinterés de la gente por la política. No hay reflexión profunda. Es una realidad. Y no puede negársela: hay que trabajar sobre ella.
Mauricio no es visto como político. Y gobierna un distrito muy importante. Que además no depende financieramente del gobierno, a diferencia de lo que le sucede a Scioli.
Y crecientemente se suman al PRO figuras que podrían integrar un gabinete.
Macri tiene un equipo de comunicación que fortalece su imagen, dirigido con mucha eficiencia por Durán Barba.

Management, recursos y trabajo son necesarios. Lo estamos haciendo.

El sector privado genuino, el que genera innovaciones, necesita estar sentado a la mesa del poder político.
Apoyar a un candidato peronista es una mala estrategia, por lo menos a mediano plazo.
Necesitamos candidatos propios, convencidos. Necesitamos un partido de centro que pueda ganar elecciones. Como los que hay en Chile, en Colombia o en México.
Hoy el PRO de Mauricio Macri es el que está más cerca de esas ideas.

Sede Central:
Filial Córdoba:
Filial Rosario:
Filial Mendoza:
Filial Tucumán:

Fase Comunicacional