Economía, política y finanzas de mano de los expertos

Buenos Aires - Exclusivo para Socias e Invitadas Especiales (Bs. As.) Miércoles 9 de Octubre de 2013

Expositores: Mariel Fornoni, Directora de Management & Fit y Rodrigo Alvarez.

Muy amplia y diversificada convocatoria, en la primera reunión de mujeres ejecutivas de finanzas en el IAEF.

En la apertura, el gerente de Banca Empresas del Supervielle confesó haberse preguntado “por qué un evento de mujeres”.
Algunos datos: según Universidad de Harvard, los equipos con más mujeres toman mejores decisiones. Según la FAO, la productividad aumenta en organizaciones con mayor presencia de mujeres. Y lo mismo sucede en la industria bancaria. Además, estudios revelan que la mujer tiene mayor propensión al ahorro: las clientas tienen menor tolerancia al riesgo en los negocios. Y los negocios dirigidos por mujeres tienen mejor rendimiento.
Los bancos empiezan a ver al segmento con un interés particular.

Se señaló que el 90% de participantes activos del IAEF son hombres. Una realidad que debe ser complementada con la presencia activa de mujeres.
Por eso se realizó el evento de ejecutivas mujeres.

MARIEL FORNONI

No nos sorprendió el resultado de las PASO. Sí tal vez, el resultado del kirchnerismo a nivel nacional: 26%. Que era lo que en relevamientos previos indicaba las preferencias de la gente.
La aprobación de gestión presidencial rondaba el 30%. Mejoró un poco en el último mes. Aunque la opinión pública es muy volátil.
No se esperan grandes modificaciones en preferencias electorales: más del 80% de la gente dice que mantendrá el voto de las PASO.
Sergio Massa crecería unos 4 puntos e Insaurralde, 1.
La elección legislativa no es un juego de suma cero.
El oficialismo es el que tiene el voto más duro: los que lo votaron en agosto lo volverán a votar en octubre.
Buena parte del espacio de De Narváez pasaría a Massa.
Veremos cómo evoluciona ahora el voto con los últimos sucesos.
En el último sondeo de Ciudad de Buenos Aires, Solanas desplaza a Filmus del segundo lugar. Retiene parte de los votos de Prat Gay y de Terragno.
Hay que ver cómo funciona el corte de boletas.
Hoy tenemos a Carrió en primer lugar y a Bergman en el segundo.
En Córdoba sigue liderando Schiaretti. La pelea está entre Baldassi y Scoto.
En Santa Fe, clara victoria de Binner, seguido por Obeid.
La imagen y gestión presidencial va a mejorar. Aunque es difícil que tenga impacto electoral. La empatía de la gente beneficiará a su imagen, aunque se licúa un poco con la antipatía que genera la asunción de Boudou, quien tiene una imagen negativa muy alta.
La gente piensa que debería haber mayor representación opositora en el Congreso, sobre todo ante la posibilidad de que Boudou se haga cargo de la presidencia por más tiempo del previsto.
Hay incertidumbre sobre el rumbo político, con un gobierno tan centralizado.
Pese a los cambios implementados desde el gobierno –reconocimiento de inflación, inseguridad, etc.-, entrevistas a la presidenta, nosotros no vemos grandes modificaciones en la tendencia electoral.
Queda por ver cuál será la magnitud de la derrota electoral del gobierno en octubre.
Una opción para el gobierno luego de octubre sería “profundizar el modelo”. El desafío sería mantener la gobernabilidad.
Una opción más pragmática sería la de implementar alguna clase de ajuste, con los costos sociales que implica. Aunque no parece probable.
Después de octubre, los gobernadores van a tener mucho protagonismo.
Hacia 2015, los candidatos con mejor imagen son Massa y Binner. Scioli ha perdido mucha imagen en los últimos meses.
La fortaleza de Scioli es su gestión. Los dirigentes con mejor valoración en la opinión pública son los más moderados.
Más allá de los principales candidatos, todos representan un giro político al centro del oficialismo.

RODRIGO ÁLVAREZ

El escenario económico presenta varios focos de incertidumbre. Aunque después de las PASO hemos visto una “oxigenación” en las empresas. Lo relevante es saber con qué velocidad el kirchnerismo se irá diluyendo en los próximos años.
En el mundo, el dato positivo es que va a crecer a tasas algo más elevadas que las actuales. Lo que es una buena noticia para la región y para Argentina.
Estados Unidos está acelerando su crecimiento. Las tasas de interés irán subiendo paulatinamente. El dólar tenderá a fortalecerse contra el resto de las monedas. Escenario en el que a la Argentina le costaría más competir. Los precios de los commodities no seguirían subiendo.
La soja no seguirá aportando el flujo de dólares de la actualidad.
En todos los indicadores económicos argentinos hay un claro deterioro.
El año pasado la economía creció 1%. Este año, 3,5%. En los próximos años, la economía se estancaría: crecimiento muy bajo con mucha volatilidad.
Lo más preocupante son los números fiscales. Claro déficit: alrededor de 3% del PBI. Sin financiamiento externo. Lo que obliga a financiarse vía Banco Central –con reservas y emisión. El prestamista de última instancia, el sujero “estrangulado” por el gobierno, es el Banco Central.
Argentina no tiene problema estructural de solvencia. Tiene un problema de liquidez.
Vencimientos de deuda con sector privado: 13 puntos del PBI. Preocupantes.
Entramos en el séptimo año consecutivo con inflación por encima del 20%, lo que genera debilitamiento de toda la estructura productiva.
Tipo de cambio: recién en 2011 el gobierno empieza con “sintonía fina”. Está tratando de corregir precios relativos. El cambio paulatinamente alcanza a la suba de precios y salarios: ya no es un ancla.
El principal problema de los próximos años tiene que ver con el sector externo. Oferta y demanda de dólares. Este año terminaremos con reservas por 33.000 millones de dólares. El nivel de sustentabilidad –comparado con otros indicadores duros- es frágil.
¿Cuál es hoy la restricción externa? Desde 2009, el Banco Central está perdiendo dólares. Lo que restringe las importaciones. Hoy no hay ingreso genuino de dólares, a excepción del superávit comercial.
El cepo cambiario generó parálisis en gestión empresaria. Sectores inmobiliario y construcción se paralizaron. Frena completamente importaciones de bienes de capital.
Flujos de inversión extranjera directa cayeron a casi cero.
La balanza de turismo cuadruplicó el déficit de dólares: diez mil millones. El doble del que genera la importación de energía.
Única fuente de generación genuina de dólares es la balanza comercial. El ritmo de devaluación oficial casi iguala a la inflación.
Hacia adelante no veremos cambio sustancial en ritmo devaluatorio. Porque seguimos teniendo 25% de inflación.
Lo que viene es corregir tarifas.

Sede Central:
Filial Córdoba:
Filial Rosario:
Filial Mendoza:
Filial Tucumán:

Fase Comunicacional