Economía, política y finanzas de mano de los expertos

Buenos Aires - 24 de Abril de 2014 - Punta carrasco

Expositores: Alfredo Gutiérrez Girault, Walter Morales y Rubén Vales

Las importaciones de Brasil con origen argentino crecieron 12,4% en marzo, respecto de febrero.
La balanza comercial del primer trimestre fue de apenas 80 millones de dólares.
La brecha entre exportaciones e importaciones ha venido achicándose.
Exportaciones en 2014 estarían reflejando cierto valor positivo o neutro, en tanto las importaciones estarían 4% por debajo. Clientes de Argentina están pasando por un período de bajo crecimiento del PBI. En tanto la balanza energética no superaría los 6 mil millones de dólares.
Las restricciones administrativas a las importaciones continuarían con mayor fuerza aún.
La cosecha de soja crecería 10% en 2014, respecto del año anterior, a un precio de 580 dólares la tonelada.
Con la devaluación ya producida y expectativas de alza en la cosecha de Estados Unidos harían que la venta sería más fluida que el año pasado. Moderada buena noticia para la situación macroeconómica.
Llegaríamos a los 43 mil millones de dólares, sumando todos los cultivos. El incremento en el ingreso de divisas sería bajo.
En producción industrial, tenemos según FIEL los tres últimos trimestres en rojo. En 2013, los indicadores de FIEL fueron más optimistas que los del INDEC.
Siderurgia e insumos textiles habrían crecido entre 5 y 6%. Automotores está en -15%.

El salto en el nivel de precios sorprendió al gobierno luego de la devaluación, dañando su objetivo de reducir el gasto real. Eso provocó una caída muy fuerte en los índices de confianza. Y un aumento del desempleo.
Ya en febrero, la política monetaria se vuelve mucho más contractiva. Suba de tasas y estrategia de preservación de reservas más intensa.
El Banco Central logró revertir las ventas de dólares. Más de la mitad de la compra de dólares en febrero la hizo contra encajes. Acercamiento al Club de París y medidas sobre recorte de gastos.
Hoy, la actividad económica está absolutamente planchada.
Déficit del sector externo, la inflación se comió la mitad de la depreciación real del peso, producto de la devaluación de enero.
Con tres meses más de inmovilidad del tipo de cambio y una tasa de inflación a los niveles actuales –incluso más moderados-, volvemos a los niveles del cuarto trimestre de 2013.
El déficit fiscal del primer trimestre de 2014 triplica al de igual período de 2013.
La base monetaria creció 70 mil millones de pesos. Y crecieron 83 mil millones de pesos los pasivos financieros. Las reservas bajaron de 30,7 a 27,3%.
Los depósitos en pesos crecieron 12%, en un contexto de tasa de inflación del 64% -a ritmo anual.
Está aumentando la velocidad de circulación del dinero, en un contexto donde la actividad económica está planchada.
Todo esto está influyendo en la confianza del consumidor.
Una confianza que se derrumba en el mes de febrero: de 46,5 cae a 33,5. En abril crece a 36,5. Y cae aún más en el Gran Buenos Aires.

El recorte de subsidios que el gobierno viene anunciando sería de entre 5 mil y 10 mil millones de pesos (10 mil, en el mejor escenario).
Solamente el plan Progresar implica un incremento del gasto público de 12 mil millones de pesos… No hay un mejoramiento de las cuentas fiscales, el gasto aumenta.
O se sale con decisión a tomar deuda… o hay que aumentar la emisión monetaria. Lo que implica un impulso adicional a la inflación, y una presión sobre el dólar.
El plan Precios cuidados puede tener 30, 60 días como mucho…
Tenemos un salto de inflación en momentos en que cae el consumo.
En 2010, el 89% de las empresas ganaba plata en el país. En 2012, el 63%. Según el relevamiento a septiembre de 2013, sólo el 50% ganaba plata.
Tenemos hacia delante un cóctel explosivo: alta inflación con caída del consumo.
La inflación se está comiendo el efecto devaluatorio. ¿El gobierno devaluó para nada? ¿O saldrá a defender el tipo de cambio real? Si lo defiende, el dólar en diciembre estaría entre $ 9,60 y $ 10,40.
El presidente del Banco Central no cree en minidevaluaciones periódicas.
¿Hasta dónde puede seguir aumentando el tipo de cambio?
A fin de 2007 empezamos a tener complicaciones para que la industria exportara.
La receta no es ajustar el tipo de cambio: el problema es que la inflación en dólares empezó en 2008. Hoy es del 45%, la inflación en dólares.
El gobierno no está en condiciones de disminuir la presión fiscal. El déficit del sector público nacional supera los 2 puntos del PBI. Consolidado con las provincias, supera el 4% del PBI.
No hay financiación a economías emergentes cuyos déficits superan el 2% del PBI.
La Argentina es, para los inversores internacionales, un “mercado de frontera”.
¿Cuánta deuda tiene que emitir Argentina?
Si resto los vencimientos a las reservas, en 2016 no quedarán reservas. Quien hoy esté invirtiendo estaría comprando un default.
La estrategia del gobierno es que casi la totalidad de la cuenta energética la pague YPF, vía deuda. Pero el límite de crédito de YPF no es infinito…
Una buena noticia: YPF es el yacimiento no convencional más barato del mundo para explotar.
Después de pagar la fiesta –y a la fiesta hay que pagarla- estamos condenados al éxito.
Hoy el gasto público es 48% del PBI. Hay que bajarlo.

Sede Central: Tucumán 612, 4 Piso, C1049AAN, CABA, Buenos Aires, Tel: (011) 4322-6222 Fax: (011) 4322-4710 webmaster@iaef.org.ar
Filial Córdoba: Av. Maipú 51, 5 Piso - Oficina 7, X5000IBA, Córdoba, Tel.Fax: (0351) 5684100/01 iaefcordoba@iaef.org.ar
Filial Rosario: Córdoba 1868, 1 Piso, Oficina 106, S2000AXD, Rosario, Tel: (0341) 527-1017/18 iaefrosario@iaef.org.ar
Filial Mendoza: Paso de Los Andes 1147, M5502BJW, Ciudad, Mendoza, Tel./Fax: (0261) 4203733 | 4203912 iaefmendoza@iaef.org.ar
Filial Tucumán: iaeftucuman@iaef.org.ar

Fase Comunicacional