Economía, política y finanzas de mano de los expertos

Buenos Aires - 13 de Agosto de 2014 - Rosa Negra

Expositores: Jorge Asís, Guillero Nielsen
Moderador: Roberto García

JORGE ASÍS

La certeza de que este gobierno se va –supongamos que en diciembre de 2015- permite estructurar algunos aspectos positivos. Aunque podrían anticiparse por algunos acontecimientos sombríos.
Viene período de muy fuerte turbulencia.
El “cristinismo” se recuperó de dos derrotas –la del campo y la electoral de 2009. Hoy tiene un desastroso manejo económico.
Algo contradictorio: la construcción del poder del kirchnerismo y su dilapidación por parte del cristinismo.
La construcción de poder de Kirchner tuvo dos pilares muy fuertes: Magnetto y Moyano. Pero el poder se dilapidó por parte de Cristina. Cuando genera una fuerza absoluta de incondicionales… que es con la que gobierna. Sin Magnetto ni Moyano.
Suponer que puede reemplazar a los grandes medios con los medios comprados es una tontería.
¿Cómo creen que volverían a recuparse? ¡A través del fracaso!
Cuando hacen todos los esfuerzos para congraciarse con los mercados, cuando se paga de más por la catastrófica expropiación de YPF… como se esmeraron en arreglar con el CIADI o con el Club de París… Se baja los pantalones Kiciloff… El cristinismo tiene un estilo metodológico envolvente, el opositor queda “envuelto” y teme quedar como agorero si da malas noticias. Tiene que asumir el riesgo cultural de ser tildado como “cipayo”.
Argentina es un país inmerso en la patología, el fracaso tiene algunos méritos encuestológicos, la crencia de que están en condiciones de ganarle a cualquiera. Están “agrandados”.
Vamos a atravesar todo un período sombrío. El cristinismo deja un legado catastrófico. En los tres niveles: arriba, al medio y sobre todo, abajo. Les va a costar desprenderse de subsidios y socorros.
Pero en medio de esta turbulencia, me atrevo a vaticinar que en Argentina se viene una epidemia de dignidad.
Cualquiera de los eventuales sucesores no ha tomado conciencia de la magnitud del desastre del que deberán hacerse cargo.
Hay toda una sensación de perentoriedad en la gente: me preguntan –por el gobierno-: “¿Llegan…?”
Hay políticos importantes a los que sus consultores les “aconsejan” no oponerse al gobierno en el tema fondos buitres.
Está muy presente la mala praxis, la ineptitud, la mala fe. Donde el gobierno debió haber actuado con competencia fue en el juzgado de Griesa, hace dos años. Pero jugaron a la picardía, a la dilación. Sacaron el tema de su ámbito natural –el juzgado- para llevarlo a los organismos internacionales.
Estamos en plena lucha por el poder: quién se va a quedar con la banda presidencial. Y quién está en condiciones para asumir el desastre y los desafíos del mundo.
Quien resulte electo deberá reconstruir la credibilidad. Un valor que hoy está en el piso. Acabar con el “vale todo”.
Con esas condiciones hay tres personas: Mauricio, Sergio y Daniel. Los tres son bastante similares. Piensan más o menos lo mismo. Son los tres confiables.
Scioli va a estar en la “conversación final”. Pero diría que la vedette del trío es Mauricio Macri. La fórmula Macri/Sáenz sería imbatible en una segunda vuelta. Macri es la cabeza que no tiene esqueleto y la UCR es el esqueleto sin cabeza.
Scioli dice que su rival es Macri, no Massa. Y lo mismo dice Macri de Scioli.
Massa es un muchacho inteligente, astuto, con conocimiento territorial. Pero tiene grandes contras. No es lo mismo ir a una elección siendo gobernador de Buenos Aires que tener una banca de diputados.
Hay otros candidatos. De la Sota, el más preparado. Pero “no mide”… Binner es un socialista mormón, que tiene fuerza sólo en Santa Fe. Cobos podría ser beneficiario indirecto de una alianza Macri/Sanz.

GUILLERMO NIELSEN

Me tocó estar en la crisis española, después en la reestructuración griega y en la más sangrienta (desde el punto de vista económico), la de Chipre. Un paradigma de las fobias y obsesiones del FMI, compartidas por la dirigencia alemana.
Los análisis económicos pasaron a ser una “commodity”, uno los escucha en cualquier medio. Si se logra integrar el análisis económico con el judicial y la dimensión política.
Hoy estaríamos en un “default por las encuestas”, que le permite a la presidenta evitar el desbande de sus partidarios.
Estamos por primera vez en un default de estas características: es inédito.
Cuando Brasil decidió pagar su deuda al FMI, fue una bomba política: Kirchner anunció al día siguiente que pagaría su deuda con el Club de París. La dirigencia argentina –y muy especialmente el gobierno- entró en una sensación de complacencia: que la deuda “no existía más”.
Brasil rescató a los holdouts. Perú también lo hizo. Les pagaron a los fondos buitre.
También en la crisis griega.
Los argentinos no los compramos porque no había reservas para pagarlos. Las reservas en el Banco Central eran de 10.000 millones de dólares.
En ese ambiente de complacencia, el tema de los fondos buitre fue dejado de lado.
Veníamos trabajando con algunos fondos “amigos”. Nuestra estrategia era comprar algunos bonos que tenían los holdouts, que fueron muy arteros al comprar los bonos con mayor tasa de interés. 22% es la tasa de interés del megacanje, más los punitorios.
Argentina cometió torpezas muy grandes.
La lógica de la actual situación se veía venir.
Los mercados “soñaban” con que el tema argentino sería tratado por la Corte suprema estadounidense. Días antes, uno de los tres dirigentes que cita Asís me dijo que el tema de la deuda “estaba resuelto”. Hace dos años que está el fallo firme pero Cristina no abrió la boca en el G20.
Ni la OEA ni el G77 tienen nada que ver con la arquitectura financiera internacional. El esquema con que Argentina se presenta a este juego no hace prever un desenlace feliz.
No es un tema menor, el que se está discutiendo: puede tener repercusiones en el nivel de vida de las próximas décadas.
Se considera que Argentina necesita invertir, para tener un nivel lógico de infraestructura, más de 30 mil millones de dólares por año. Todos sabemos que es imposible conseguir estas cifras en el mercado financiero argentino. Vamos a seguir dependiendo del mercado de New York.
En la audiencia del viernes pasado, Griesa habla de desacato. No hay ningún antecedente de desacato de un país soberano. Estamos de nuevo en un territorio sin mapas: nadie sabe qué va a pasar.
A diferencia de lo que pasó en 2009, la actual es una crisis endógena. Es mucho peor: no hay “de dónde agarrarse” para salir. Hay gente que opina que el primer semestre de este año fue mucho peor de lo que parece. El 50% del PBI, que es aportado por el sector privado, está cayendo entre 3 y 4% en el primer semestre. Y sería peor en el segundo semestre.
Los holdouts ganaron. Y hay que buscar la forma de pagarles, que sea menos dolorosa.
El gobierno adolece de un analfabetismo financiero profundo.

Sede Central: Tucumán 612, 4 Piso, C1049AAN, CABA, Buenos Aires, Tel: (011) 4322-6222 Fax: (011) 4322-4710 webmaster@iaef.org.ar
Filial Córdoba: Av. Maipú 51, 5 Piso - Oficina 7, X5000IBA, Córdoba, Tel.Fax: (0351) 5684100/01 iaefcordoba@iaef.org.ar
Filial Rosario: Córdoba 1868, 1 Piso, Oficina 106, S2000AXD, Rosario, Tel: (0341) 527-1017/18 iaefrosario@iaef.org.ar
Filial Mendoza: Paso de Los Andes 1147, M5502BJW, Ciudad, Mendoza, Tel./Fax: (0261) 4203733 | 4203912 iaefmendoza@iaef.org.ar
Filial Tucumán: iaeftucuman@iaef.org.ar

Fase Comunicacional