Economía, política y finanzas de mano de los expertos

Buenos Aires -26 de noviembre - Rosa Negra

Oradores: Miguel Kiguel y Ricardo Arriazu

Coordinador: Willy Kohan

Ricardo Arriazu Miguel Kiguel

MIGUEL KIGUEL

“No soy optimista para 2015, aunque en 2016 veo una luz al final de túnel”.

DOS PROBLEMAS BÁSICOS: INFLACIÓN Y RESERVAS

No tengo buenas noticias.
El centro del problema argentino pasa por las reservas: la economía funciona mal. Sobran pesos en las empresas y le faltan dólares a la gente. Mientras no se solucione el tema reservas, no vamos a poder importar.
Y la solución tiene dos ejes: tipo de cambio y deuda.
Hacia 2015, las exportaciones van a caer. La soja cayó 150 dólares la tonelada, lo que suma u$s 7.500 millones menos de exportaciones: un 10% menos.
Y en 2015 debería ser aún más difícil importar.

El mundo sigue creciendo. Poco, pero crece.
Brasil no termina de salir: con muy bajo crecimiento y un tipo de cambio que se deprecia.
Esto complica la situación local.

Hoy en Argentina no hay buenas noticias por ningún lado.
Los 28 mil millones de dólares de reservas bien contados son bastantes menos.
La economía local está en recesión, hay inflación y el déficit fiscal se financia “con la maquinita”.
Y por fin, el tema de la deuda.

Logramos volver a los ´60 y los ´70: las reservas internacionales vuelven a ser la causa de la recesión.
Es vital que entren capitales.
El déficit fiscal es 5%. La tasa de interés está 20% por debajo de la inflación. Se está emitiendo mucho. Los instrumentos tradicionales para reactivar la economía no están disponibles.

La única solución para reactivar la economía pasa por el crédito externo.
Argentina está en default. No es un default tradicional, hasta en eso somos originales.
Creo que el tema deuda puede arreglarse. Las estimaciones rondan los 15 mil millones de dólares. Lo mismo que costó arreglar el Club de París y la negociación por YPF.
Pero nada se resuelve en 24 horas. Cualquier arreglo demandará entre seis meses y dos años.
A la Argentina le convendría llegar a un arreglo con los holdouts, el año próximo. Sería el camino para un 2015 “tranquilo”. Aunque tengo dudas de que eso suceda.

Finalmente, si seguimos con una brecha de 50% entre dólar oficial y “blue”, los dólares no van a venir.
¿Por qué no caen hoy las reservas? Porque no se pueden pagar las importaciones. Las reservas reales están más cerca de los 20 a 21 mil millones, que los 28 mil millones declarados.
Mientras tanto, el gobierno está convencido de que no hay que devaluar. Y la devaluación de enero ha sido totalmente erosionada por la inflación.

RICARDO ARRIAZU

“Todo va acumulando problemas para el futuro”.

En 1913, el PBI per cápita era dos veces y media el promedio mundial. En 1970 era el doble y en 2013 era el 50% de ese promedio. Un gigantesco fracaso.
Ningún país tiene la volatilidad que ha tenido la Argentina, con sus vaivenes políticos e ideológicos.
Se necesita que las principales variables políticas, económicas y sociales funcionen armónicamente. Son las que hacen a la felicidad del ser humano.

Crecimiento y desarrollo económico no son lo mismo. El crecimiento es necesario, pero no sirve sin una distribución justa del ingreso. Hoy estamos cometiendo los mismos errores que en el pasado.
¿Qué pasa cuando el encargado de hacer cumplir las leyes es el primero en violarlas?
La devaluación es una estafa, lo mismo que la confiscación de depósitos. La violación de las normas termina destruyendo todo el tejido social.

El carácter rentístico de nuestra sociedad contrasta con la cultura de otras sociedades, como la norteamericana.
El Estado es un botín de guerra.
La devaluación es un problema entre argentinos. Cada siete años repetimos el ciclo.
Mi pregunta es cuándo será la próxima crisis: ningún candidato presidencial está convencido de los reales problemas argentinos.

Los argentinos somos estafadores seriales. Todos están convencidos de que en enero se va a llegar a un acuerdo.
Mi pronóstico es que no.
Crecimos a un promedio de 5,9%. Hoy el PBI es de 611 mil millones de dólares.
Una caída en el valor de la cosecha tira para abajo el crecimiento.

El año próximo es electoral. Mejorar el tipo de cambio real implica bajar salarios y perder votos.
Si puede, el gobierno va a manejar políticamente al tipo de cambio.
Hoy están disfrazando las reservas: el yuan no es convertible. Pero poca gente lo sabe o lo toma en cuenta.
En 2015 esperamos un “festival de subsidios”, que demandará 300 mil millones de expansión en pesos, y una necesidad de 13.500 millones de dólares del sector público. ¡La propia inflación aumenta la demanda de pesos en 60 mil millones!

Todo va acumulando problemas para el futuro.
Pero el impacto sobre las elecciones podría ser bastante distinto a lo que se espera.
Si el gobierno intenta corregir la situación con un salto cambiario sería un salto al vacío.
Si el próximo gobierno ajusta, no será necesariamente recesivo, en la medida en que reciba capitales.
Desde principios de la década del ´90 que no recibo a tanta gente interesada en comprar activos argentinos.
Mi preocupación no es el año que viene, ni los siguientes cuatro años en los que volveremos a crecer… hasta la siguiente crisis.
Mi preocupación es que no estamos haciendo absolutamente nada para cambiar la esencia de nuestra conducta como argentinos.

Sede Central: Tucumán 612, 4 Piso, C1049AAN, CABA, Buenos Aires, Tel: (011) 4322-6222 Fax: (011) 4322-4710 webmaster@iaef.org.ar
Filial Córdoba: Av. Maipú 51, 5 Piso - Oficina 7, X5000IBA, Córdoba, Tel.Fax: (0351) 5684100/01 iaefcordoba@iaef.org.ar
Filial Rosario: Córdoba 1868, 1 Piso, Oficina 106, S2000AXD, Rosario, Tel: (0341) 527-1017/18 iaefrosario@iaef.org.ar
Filial Mendoza: Paso de Los Andes 1147, M5502BJW, Ciudad, Mendoza, Tel./Fax: (0261) 4203733 | 4203912 iaefmendoza@iaef.org.ar
Filial Tucumán: iaeftucuman@iaef.org.ar

Fase Comunicacional