Economía, Política y Finanzas de la mano de los Expertos.

Jueves 15 de Octubre de 2015 - Rosa Negra

Expositores: Jorge Asís y Juan Carlos de Pablo.
Moderador: Ernesto Rey

JORGE ASÍS

70 años después, agotado, sin ideas, el peronismo se dispone a ganar una nueva elección, en una etapa bastante particular de su historia. Cada 16 años, en democracia, se produce un agotamiento del peronismo. Hoy, agotado en su versión kirchnerista, sin embargo el peronismo está en condiciones de ganar una elección.
Hay sectores que se reconocen en Macri que tienen una dureza antikirchnerista que no tiene el propio Macri.
Todos se equivocaron. La de Sergio Massa y Mauricio Macri no fue una alianza circunstancial. El kirchnerismo debe entenderse a partir de sus caídas y recuperaciones.
A fines de 2013 Massa era “el dueño de la pelota”. Pero el kirchnerismo puenteó a los gobernadores. El incremento de los intendentes explica la caída del proyecto “Cristina eterna”. La osadía de Massa fue largarse a conquistar su sueño presidencial. El 2014 fue letal para Massa. Su alianza con Macri no se mantuvo. Dieron una batalla por los radicales, que hicieron el negocio político de su vida desde la vulnerabilidad de no tener un “gran candidato” presidencial. Gualeguaychú es el final del proyecto presidencial de Massa.
¿Pero quién iba a pensar que también Macri se iba a estancar? Había la certeza de estar en un final de ciclo. Hasta el crimen de Nisman el gobierno estaba en la lona. ¿Por qué se traba Macri? ¿Por la interna entre Rodríguez Larreta y Gabriela Michetti, o por las grandes diferencias en el PRO? ¿Acaso se debe a la proximidad de Macri con “lo viejo”?
La cuestión es que se estanca. Y el gobierno dice: “¿Y si nos quedamos, y si les ganamos en la primera vuelta?”
Una decisión osada de Cristina es designar candidato a quien culturalmente desprecia. Así, el “tema Scioli” ha pasado a ocupar el centro del escenario.
Me atrevo a decir que lo que viene son nuevas pujas de poder, inéditas –al margen de la valoración de los personajes. Macri se distrajo en una falsa ecuación: la creencia de que si el 40% está con el gobierno, significa que el 60% está en contra. Es una ecuación perfecta pero falsa. No tomaron en cuenta al peronista crítico del kirchnerismo, que no es el antiK… que puede ser poco más del 30% de la sociedad. La franja que los separa debió haberse trabajado antes y no salir a inaugurar monumentos… demasiado tarde.
Los votos que tiene De la Sota en Córdoba pueden decidir que Macri o Massa vayan a balotaje. Pero también pueden asegurar el triunfo de Scioli en primera vuelta.
El gran error que el PRO no asume es haber dividido el voto opositor. Después del escándalo Tucumán, Massa y Macri se reunieron. Pero Massa cree ser “el elegido”. Según sus números, cree tener a Macri “a tiro”. Pero no está tan cerca como cree. Lo que beneficia al que va primero.
En una campaña electoral casi todos los grandes temas se banaliza. Incluso el narcotráfico. Es un gran error ponerlo como “tema nacional”.
¿Qué es lo que se viene?
Hoy Scioli sabe que traiciona o se extingue. Arma una estructura de poder nueva. Los gremios pasaron de ser “columna vertebral” del peronismo a una prótesis: la columna vertebral son los gobernadores. Este peronismo no tiene jefe. Scioli acompañó a todos sus jefes hasta el final. El enigma es si hoy va a convertirse él mismo en jefe.
Se va el kirchnerismo. Viene el peronismo. Pero un peronismo con las características apuntadas. Los tres candidatos son de centro. Nadie en la Argentina quiere asumir que es de derecha. Los tres justifican que la política argentina sea un “club swinger”.
Lo que se viene es el kirchnerismo atrincherado en la provincia de Buenos Aires, con Aníbal Fernández como gobernador. Y lo que se acaba es la guerra mediática contra “Clarín”, una de las grandes causas perdidas del kirchnerismo. Scioli no va a continuar la guerra. Los K sospechan que ya “arregló” con Magnetto.
Cristina queda con muchas posiciones de fuerza real. No sé qué hará. Es uno de los grandes enigmas.
En la justicia, sospecho que el “plan canje” es evitar momentos desagradables para “la familia” pero carta abierta sobre los temas de lesa humanidad.
Gane quien gane, diría que es un paso adelante para la Argentina. Ninguno de los tres cree en el conflicto como constructor de poder. Los tres saben que Argentina tiene que arreglar inmediatamente con los hold outs y volver al mercado de capitales.

JUAN CARLOS DE PABLO

Brasil es un caso representativo donde el problema es político, más que económico. El ministro de Economía es idóneo.
En Argentina, todo crece “a más del 30%” pero el crecimiento real es cero. Cualquiera de los funcionarios actuales sólo quiere llegar al 10 de diciembre… como sea. Es el reino de la discrecionalidad.
Lo que se discute en serio es si el PBI del año que viene será de 0,5% o de -4%. El próximo gobierno tiene una preocupación básica: reponer stocks. Los chinos lo saben y los venezolanos lo ignoran: así les va a cada uno.
Los argentinos estamos acostumbramos y demandamos un poder ejecutivo fuerte. Los que no lo fueron tuvieron una experiencia desastrosa.
En el promedio, sólo 30% del gasto en provincias se financia con fondos propios… En el Chaco, por ejemplo, sólo el 10%.
¿Gana Scioli? Joderse, vivimos acá. Lo que no quiero es que cuenten el cuento. ¡Mi problema con los Kirchner es que me quieren convencer de que es de día cuando es de noche! De los tres candidatos actuales, ninguno participa de esta locura.
No hay información en los discursos y debates de campaña. Son muy diferentes las experiencias en los gobiernos provinciales y el nacional.
La pregunta en política económica es qué hacer. La tarea es ensamblar los fragmentos de una realidad conflictiva. Si este gobierno se va con los stocks agotados, la negociación para reponerlos va a ser salvaje. El ministro de Ecoonmía tiene que aportar la técnica. Pero el único que podría ayudarlo es el presidente… si tiene miedo.
Las mismas medidas de política económica tienen buen o mal resultado, según le crean o no. Macri arrancaría con algo de credibilidad a favor. Scioli, con algo en contra. Scioli debería ser mucho más duro que Macri, a ver si le creen algo
Nadie puede creer que Scioli pueda hacer la plancha en una economía con los stocks agotados. En algún momento debería enfrentar situaciones dramáticas. Tendrá que ser más duro que cualquiera de sus oponentes, a ver si le creemos…

 



Sede Central: Tucumán 612, 4 Piso, C1049AAN, CABA, Buenos Aires, Tel: (011) 4322-6222 Fax: (011) 4322-4710 webmaster@iaef.org.ar
Filial Córdoba: Av. Maipú 51, 5 Piso - Oficina 7, X5000IBA, Córdoba, Tel.Fax: (0351) 5684100/01 iaefcordoba@iaef.org.ar
Filial Rosario: Córdoba 1868, 1 Piso, Oficina 106, S2000AXD, Rosario, Tel: (0341) 527-1017/18 iaefrosario@iaef.org.ar
Filial Mendoza: Paso de Los Andes 1147, M5502BJW, Ciudad, Mendoza, Tel./Fax: (0261) 4203733 | 4203912 iaefmendoza@iaef.org.ar
Filial Tucumán: iaeftucuman@iaef.org.ar

Fase Comunicacional