Patrocinan
 

Oradores:
Verónica Irizar, secretaria de Economía y Hacienda de la Municipalidad de Rosario –en representación de la intendenta, Mónica Fein.
Carlos Melconián.
José Urtubey, de Celulosa Argentina.
Luciano Laspina, consultor.
Ricardo Arriazu
Antonio Bonfatti, gobernador de Santa Fe.

VERÓNICA IRIZAR
La Argentina crece y ha logrado evitar severas crisis internacionales. Pero enfrenta aún graves problemas sociales y una alta inflación: crecer no implica desarrollarse. Para contribuir a ese desarrollo hemos diseñado en nuestro ámbito un Plan estratégico de la ciudad y área metropolitana.
Bienvenidos a Rosario.

CARLOS MELCONIÁN
Gobiernos de un mismo partido que durante una década privatizan y a la década siguiente estatizan… no tienen muy en claro qué quieren.
Por eso afuera no entienden.
Técnicamente no hay nada, estas decisiones tienen que ver con las dificultades que enfrenta hoy la economía.
La inversión en la Argentina se derrumbó ya antes del tema YPF.
Con la decisión sobre YPF nada cambia, los problemas energéticos van a seguir.
El fisco está en déficit desde hace tres años.
¡Sin devaluar no se puede seguir!
Las provincias son las convidadas de piedra del “modelo”, la Argentina no ha tenido un gobierno más unitario que el actual.
Desde el año 2003 que se le saca plata al Banco Central. La reforma a su carta orgánica sólo profundiza y da vía libre al proceso.

Los subsidios van a subir porque sube el agujero fiscal y los salarios van a tener un piso de 24% de aumento.
Antes de fin de año habría alguna “novedad cambiaria”.
El Banco Central va a seguir comprando dólares.
En 2011 entraron 26 mil millones de dólares, pero el problema no está en la entrada sino en la enorme fuga de divisas. La pregunta es si seguirán entrando dólares financieros.

El “modelo” está condenado al control de cambios. Hay que reunir los 16 mil millones de dólares para pagar deuda.
Pero cualquier gasto al 32% se desmadra.
Los subsidios van a seguir porque el gobierno abandonó su intención proclamada a comienzos de año de “sintonía fina” y sin subsidios habría que subir diez veces el precio actual del gas, por ejemplo.
Por eso fueron por el Banco Central: Marcó del Pont fue clara: “es esto o el ajuste”, dijo.
$ 180.000 millones le llevan sacados al Banco Central desde el 2003…
Las exportaciones van a ir cayendo de a poco.
La inversión se derrumbó.
Estamos entrando en un piso inmodificable de suba de precios, con desaceleración de la actividad.

Hay plata en la calle. Esto define al populismo de tachín tachín que hoy vivimos.
Pero vamos a una desaceleración con inflación.
Nadie quiere hoy tomar medidas duras, como las que en su momento tomaron Roberto Alemann o Álvaro Alzogaray.
La Argentina está descapitalizada, “fumándose” un período maravilloso.

JOSÉ URTUBEY
Hubo ambientalistas que cuestionaron el desarrollo sustentable en materia de industria forestal. La discusión en Argentina se dio entre ambientalistas y desarrollistas.
En 1992 y en el marco de la Cumbre de la Tierra, en Río de Janeiro, se llegó a acuerdos de sustentabilidad.
En 2050 unas 9 mil millones de personas habitarán el planeta, la mayoría en ciudades de países emergentes. Esto agravará aún más el ya notorio “efecto invernadero”.
La industria representa en Argentina el 22% de su PBI. Necesitamos mayor industrialización. Nuestra industria permite desarrollar zonas alejadas de los grandes centros urbanos. Necesitamos fomentar el desarrollo de energías alternativas.
Hay un 50% de recursos disponibles en Argentina que no se están usando.
Tenemos una real oportunidad de exportar con valor agregado. Hay que mejorar infraestructura, política fiscal y el contexto institucional.
El crédito es insuficiente. La banca debería acompañarnos. Hoy, 80% del crédito se dirige a los grandes centros urbanos.

LUCIANO LASPINA
La economía empezó a desacelerarse. Hoy crecemos al 2%. La producción de autos cayó del 30% al 10%.
La popularidad de Cristina cayó del 70% al 50%, después de la tragedia de Once.
Hay un viraje total de la política económica, con respecto a lo que se anunciaba a comienzos de año. Se pasó de la racionalidad a la suspensión de los ajustes fiscales y salariales. Esto se agrava con la reforma a la carta orgánica del Banco Central, con el propósito de usar reservas. Regresamos al populismo clásico.
Cae la inversión y crece la brecha cambiaria: en este sentido nos parecemos cada vez más a Venezuela.
Ello impacta en el financiamiento, ya que el mundo nos asimila cada vez más al “riesgo venezolano”.
Hay menor financiamiento a las provincias, de la mano de la discrecionalidad.
La caída del IVA Aduana, por el cierre de importaciones, perjudica al interior del país. El gobierno transfiere parte del ajuste fiscal a las provincias.
Más del 50% del gasto provincial es en salarios.
La expansión monetaria va a ser muy fuerte este año. Las cuentas van a cerrar, pero con emisión.
La coparticipación federal cayó del 46% del PBI en 1991 al actual 34%. Las provincias reciben apenas 26% de lo que recibe la nación.

En materia de aumentos del déficit provincial, la provincia de Buenos Aires se lleva la parte del león, con 12 mil millones de pesos. Que este año sumaría unos 20 mil millones.
En este cuadro, las provincias están obligadas a subir sus impuestos, lo que contribuirá a desacelerar la economía.
Santa Fe pasó del equilibrio a un rojo de 1.200 millones de pesos.
Con la anunciada reforma fiscal se viene un impuestazo en Santa Fe. La mejor reforma sería eliminar los impuestos distorsivos. Pero Santa Fe no lo hace.
Mientras tanto, la demanda aún no se ha frenado.

RICARDO ARRIAZU
La economía norteamericana se fortalece, aunque con dudas. Europa esta débil y China se desacelera.
Mientras tanto, América latina amplifica los ciclos.
América latina no invierte lo suficiente como para crecer sustentablemente al 4%. En China hay disputas internas por el poder, la sucesión genera inquietudes que se transmiten a la economía. Irán es otro tema de preocupación. Y Europa…
Aunque no parece haber posibilidad de que se reitere una crisis como la de 2009 en Europa: sólo España e Italia están en recesión.
Todo el mundo quiere comprar bonos del Tesoro de Estados Unidos. No pasa lo mismo con Europa, que necesita financiamiento.
Europa está obligada a hacer los ajustes: es un continente lleno de viejos, lo que aumenta sus gastos de cobertura social.
El PBI en Grecia cayó 11%, con gran evasión y salida de capitales. El proceso de ajuste está en plena implementación, aunque nunca se sabe qué harán mañana o pasado los políticos.
América latina pasó por un proceso en el que todos los países han crecido juntos y al mismo tiempo, gracias al “viento de cola”. En Argentina podemos decir que “Dios es peronista”… Aunque el futuro depende de los términos de intercambio.
Y no tengo la menor duda de que en algún momento los términos de intercambio se van a dar vuelta. La pregunta es cuándo.

La Argentina tendría la tercera reserva de gas más grande del mundo, equivalente a 520 años de provisión de gas. Aunque datos más recientes indican que sería la segunda…

El yacimiento de Vaca Muerta es gigantesco: 23 mil millones de barriles, en 300 mil kilómetros cuadrados, en Neuquén. Habría que invertir 42 mil millones de dólares –duplicando la actual inversión: no es tanto, Brasil invierte cien mil millones.
La expropiación de YPF tiene el objetivo de conseguir dinero. La actual YPF paga al Estado 10 mil millones de pesos al año. Ha invertido muchísimo en Vaca Muerta.
Argentina sigue profundizando el modelo. Pero este año el valor de la cosecha va a caer en 5 mil millones de dólares y vamos a crecer entre cero y 2%, con caída del salario real y aumento del desempleo.

ANTONIO BONFATTI
Creemos en una sociedad con un rol activo del Estado, para el desarrollo humano.
Frente a la incertidumbre: búsqueda de consensos, diálogo y planificación estratégica.
Debemos romper la barrera de la desconfianza, manteniendo encuentros fructíferos con todos los sectores.
Trabajamos por un Estado más democrático y transparente, con reglas claras y consolidación institucional.
La provincia de Santa Fe tiene hoy un plan a 20 años.
En materia de petróleo, creemos que el Estado debe resguardar los recursos naturales estratégicos.
Y generar condiciones para políticas de largo plazo.