A SALA LLENA SE CELEBRÓ EL 31º CONGRESO DEL IAEF

En la inauguración del Congreso del IAEF, su Presidente, Guillermo Rimoldi, llamó a “recuperar el crecimiento, combatiendo la inflación y el déficit fiscal”. Señaló la importancia del acuerdo logrado con el Club de París e invitó a “hacer aún más de lo que debemos” para contribuir al progreso del país.

Luego expresaron sus deseos de éxito del Congreso el presidente del Banco Ciudad, Rogelio Frigerio, Alejandro Madariaga (por MARSH), Santiago Baralat por Puente S.A. y Jorge San Martín (por PWC).

El Jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Mauricio Macri, señaló que advierte “una sana rebeldía” frente a la actual situación política argentina. Llamó a “organizarnos para combatir situaciones como la pobreza estructural” y se manifestó orgulloso “del enorme espíritu emprendedor” de los argentinos y finalizó haciendo un llamado a “recuperar la educación pública en todo el país, como ya se lo está haciendo en la CABA”.

Ya en el Panel “La política que viene”, Roberto Feletti  admitió que una las principales causas de los problemas en el sector externo es “la relación desequilibrada con Brasil”, mientras reseñaba como logros el arreglo con el CIADI por 690 millones de dólares, el acuerdo de compensación con REPSOL y el acuerdo con el Club de París. Destacó que existe “un claro apetito internacional por los activos argentinos”, aunque admitió la necesidad de una inversión de alrededor de 19 mil millones de dólares en Vaca Muerta. Ante una pregunta sobre por qué el vicepresidente Boudou no renuncia al estar procesado, Feletti recordó el caso de Chacho Álvarez, cuya renuncia precipitó una de las peores crisis institucionales de las últimas décadas.

En el mismo panel, Gabriela Michetti relativizó las cuestiones económicas citadas por Feletti, aunque aceptó que son importantes, se preguntó por qué no se había arreglado mucho antes con el Club de París. Dijo que el verdadero desafío pasa por el cambio cultural, y citó estadísticas sobre el deterioro educacional iniciado con el traspaso de la educación pública a las provincias, cuya escasez de recursos agrava la crisis. Dijo que la producción agroindustrial podría estar hoy duplicando a la actual. Y ante una pregunta, defendió ardientemente la inocencia del jefe de gobierno de la CABA.

En el panel de “Energía, sustentabilidad y oportunidades”, Jorge Bacher anticipó que la demanda crecerá a mediano y largo plazo. 65% de esa energía provendrá de nuevas fuentes y 45% de fuentes no convencionales. La producción de energía será menos costosa, debido al avance tecnológico. Estados Unidos prevé que la emisión de dióxido de carbono caerá en un 30%. Ese país está teniendo un protagonismo en la producción energética, inédito en las últimas décadas, sobre todo en el tema petróleo. En tanto China se esforzará por reducir su dependencia actual de la energía basada en el carbón.
Seguridad, equidad y sustentabilidad medioambiental son los desafíos de la política energética. El consumo energético crece 1,5% anual promedio: 2% en países emergentes y 1,2% en países desarrollados.

A su turno, Carlos Skerk advirtió que “hay que tener en cuenta que al desarrollo energético imponen la política y la economía”. En la Argentina las reglas son poco claras, dijo. Las tarifas no son representativas de los costos de producción. Vaca Muerta no va a mejorar la situación en el corto plazo.
Destacó el orador la “gran infraestructura de transmisión eléctrica” que ostenta Argentina, superior a la de la mayoría de la región. Sin embargo, “la actual legislación es la misma que la de los ´90, en un contexto de significativos cambios de paradigma y de modelo económico”. Y agregó: “No hemos desarrollado las fuentes renovables de energía”. La inversión necesaria es alta: recién en 2022 alcanzaríamos el equilibrio en la balanza energética”. Y en cuanto a la distorsión de precios existente, reivindicó la necesidad de alcanzar precios internacionales, “aunque el costo social sea alto”.

En el Almuerzo de trabajo, Jorge Asís dijo: “Todos los procesos políticos argentinos terminaron mal”, para rematar con que “el actual terminará peor”. Auguró que, gane quien gane en 2015, “se viene una epidemia de decencia, un baño de pureza, imposible de evitar porque la más alta representación argentina en el mundo es hoy el Papa Francisco”. Reclamó terminar con “el capitalismo de los amigos del poder” y advirtió que “hoy el hartazgo de las capas medias no tiene representación política”. En tanto, sobre los sectores bajos “se cuenta el cuento de la inclusión social, la revolución imaginaria”. Comparó a la alianza UNEN con “los Cinco Latinos, en los que Estela Raval sería Lilita Carrió”. Y caracterizó a Sergio Massa como al “renovador de lo permanente”. De Scioli dijo que “es un fenómeno único”, pues soportó todas las humillaciones sin bajarse del kirchnerismo. Y opinó que CFK “se prepara para ser jefa de la oposición… aunque el próximo gobierno sea peronista”.

 

En el segundo día y en el panel “El sistema político: valores y desafíos”, Santiago Kovadloff reclamó “llegar a ser contemporáneos, con capacidad de discernir entre actualidad y presente. Destacó “la importancia de no quedar atrapado por la actualidad” y la significación de “interesarnos en el presente” pero “saliendo de la especulación informativa en la que nos sumergen los medios”. Para Kovadloff, “no hemos completado la transición desde el autoritarismo al republicanismos pleno”.

Edgardo Mocca dijo: “Comparto la idea de salir del vértigo de lo instantáneo”, aunque disintió con Kovadloff en su crítica a la incertidumbre y optó por reinvidicarla “como a un activo, un rasgo positivo de la realidad política argentina” que nos permite debatir sobre modelos antagónicos y no quedar atados a leves variables de un solo modelo”, como según Mocca sucede en Europa.

En el panel económico, Ricardo Arriazu denunció “la decadencia argentina, signada por cambios permanentes en la distribución del ingreso”. Dijo que “resolver la balanza energética nos llevará no menos de siete años” y anunció que los subsidios crecerán en 2014 por sobre los del año pasado. “El gasto crece al 46% y la recaudación al 35%”, dijo y añadió: “la única manera de evitar la recesión es que entren capitales”. Como rasgo positivo de la estatización de YPF dijo que “ya se producen 20 mil barriles diarios de petróleo” por métodos convencionales.

Para Miguel Kiguel, “el contexto externo es neutro, ni viento de cola ni tormentas, aunque el mundo desarrollado crece hoy más que los países emergentes”. Advirtió que “la cantidad de dinero en los EEUU crece a un ritmo de 35 a 40 mil millones de dólares por mes”, y agregó que “USA va hacia una suba de sus tasas de interés”, recordando que “las grandes crisis coincidieron con subas de tasas”. Definió a Brasil como a “un gigante dormido”, lo que impacta negativamente en Argentina. Y dijo que “frente a la caída de reservas, el gobierno hizo lo que indican los libros de texto”, de donde dedujo que “para llegar a diciembre de 2015, el oficialismo está dispuesto a comerse algunos sapos”. “Prevemos una caída de 2% en el PBI y la posibilidad de que esto se reactive en los próximos meses son casi nulas”.

Para Carlos Melconián, “la economía argentina se está blanqueando al seguir la receta de los libros de texto: la revolución terminó”, dijo con ironía: “si el gobierno llega al fin de su mandato sin colapso, el futuro es bueno”. Aunque ese derrotero tiene serios escollos: “La fuga de capitales no ha parado, el mercado cambiario sigue tenso y complicado, la emisión monetaria se ha cuadruplicado desde 2011 y se viene una avalancha de emisión en el segundo semestre del año actual”. “Los dólares que entran no alcanzan”, alertó, “la caída en la actividad es imposible de levantar: el modelo argentino actual es insostenible, quien asuma en 2015 deberá adecuarse al modelo regional”.

Finalmente, Sergio Massa dijo que “la inflación es el problema estructural de la economía argentina, tan grave como la incertidumbre cambiaria, la inseguridad y la falta de inversiones”. Reclamó para el futuro “una reforma impositiva que ponga a este sistema asfixiante y una baja de impuestos sobre el sector agroindustrial”, así como inversiones en infraestructura ferroviaria” para reducir costos logísticos de transporte”.

El 31º Congreso del IAEF se cerró así exitosamente, con las palabras finales de agradecimiento del Presidente de su Comité Organizador, Alejandro Oberst.

 

Sede Central: Tucumán 612, 4 Piso, C1049AAN, CABA, Buenos Aires, Tel: (011) 4322-6222 Fax: (011) 4322-4710 webmaster@iaef.org.ar
Filial Córdoba: Av. Maipú 51, 5 Piso - Oficina 7, X5000IBA, Córdoba, Tel.Fax: (0351) 5684100/01 iaefcordoba@iaef.org.ar
Filial Rosario: Córdoba 1868, 1 Piso, Oficina 106, S2000AXD, Rosario, Tel: (0341) 527-1017/18 iaefrosario@iaef.org.ar
Filial Mendoza: Paso de Los Andes 1147, M5502BJW, Ciudad, Mendoza, Tel./Fax: (0261) 4203733 | 4203912 iaefmendoza@iaef.org.ar
Filial Tucumán: iaeftucuman@iaef.org.ar