Programa Tecnico
 
Resumen de lo sucedido

De interés académico y económico
declaración de la Legislatura de Río Negro.

Ceremonia de Apertura
Palabras del Presidente del IAEF, Martín A. Ramos.

Nueva geografía del comercio mundial; millones de personas sacadas de la pobreza, gracias a la globalización. Fuerza de trabajo industrial; alto crecimiento en China y en América latina.

Altas tasas de ahorro y vigorosa propensión al consumo, conviven entre el mundo en desarrollo y los países avanzados.

Más del 75% del crecimiento mundial en 2010 se debe a China, India y Brasil, China es la mayor exportadora de capitales. Comienza a reciclar su exceso de ahorro hacia otros países emergentes. Integración creciente entre China y Brasil, crecimiento de relaciones sur-sur, ¡En Argentina seguimos sin resolver la deuda del Club de París!

La realidad de los que gerenciamos empresas. Que los poderes judicial y legislativo se aboquen a sus tareas, para ayudar a promover inversiones en la Argentina. Y que los poderes ejecutivos en nación y provincias trabajen para el mismo objetivo.

Vemos con incertidumbre cómo el país se va encareciendo en dólares.

No hemos sido capaces de definir un camino común. Tampoco se ha modernizado integralmente el Poder Judicial.

Frente al año electoral, llamamos a la responsabilidad. A todos los sectores.

Ceremonia de Apertura
Palabras de representantes de los Patrocinadores.
Ernesto San Gil
, Socio de Ernst & Young.

Tendremos que reflexionar sobre circunstancias que no deberían estar en discusión –en alusión a gran parte de la temática de la Convención.

Es hora de que como líderes empresarios tomemos una posición activa.

Debemos demostrar nuestros valores en los hechos, colaborar en la elaboración de políticas públicas.

Nadie triunfa solo. El éxito es la resultante de un proceso social. Lejos de viejas antinomias y preocupados por los nuevos dilemas estratégicos.

Ceremonia de Apertura

También hablaron los representantes de Volkswagen Argentina y Banco Comafi.
Cerró el acto inaugural Marcelo Gascón, intendente de Bariloche


La justicia con miras al futuro.
Alejandro Fargosi, Director del Estudio Fargosi & Asociados.

Duplicar el presupuesto, modernizar tecnológicamente, ingresar en el siglo 21. Que los jueces puedan actuar sin presiones. Para los argentinos las normas son sólo sugerencias. Y esto no puede ser. Los argentinos nos estamos saliendo del mapa.

Los cambios que estamos viendo son monumentales.

Fui electo para el Consejo de la Magistratura. Increíblemente, esta institución incorporada en la constitución de 1994 no había sido casi incorporada a la discusión pública.

Un país no se construye solamente trabajando cada uno en lo suyo.

No podemos seguir mirando para otro lado, como si el país no nos perteneciera.

Nuestro sector desapareció de la cosa pública. Dijo Clemençau en los años ´20: “Si ustedes no se ocupan de la política, la política se va a ocupar de ustedes”.

Profunda convicción legal: es la que tienen en Estados Unidos e Inglaterra. No la tenemos nosotros, tenemos una actitud “comprensiva” hacia quien viola la ley.

No deberíamos asombrarnos de que un político no sea agresivo. Pero cuando se llega a un determinado extremo, la sociedad reacciona.

Hoy en día no hay violencia física. Sólo gritos, prepotencia, pero ya nadie mata al otro.

Todos hemos convertido a la ley, que es obligatoria, en una “mera sugerencia”. Para los argentinos las normas son sugerencias. Y esto no puede ser. Los argentinos nos estamos saliendo del mapa .

Un tema estructural: la Corte ha empezado a tener un rol protagónico en la política argentina. Ahí está el rechazo unánime a los dichos de Hebe de Bonafini (aplausos de la concurrencia).

Se acabaron las amenazas a jueces para que cumplan órdenes de otros poderes. Si al juez no se le respetan sus sentencias queda en estado de absoluta debilidad. Se carece de autonomía presupuestaria.

Es inadmisible que un pleito dure más de tres años, es una “locura tropical”. El tiempo diluye cualquier efecto de una sentencia justa. La demora judicial afecta de modo directo a nuestras vidas.

Hay que duplicar el presupuesto judicial. Hay que incorporar la informática. No pueden analizarse toneladas de papel. Hasta al más pintado se le hace imposible estar medianamente al día.

Las culpas son infinitas, pero hagámoslo de una buena vez.

La “chicana judicial” debe acabarse. Y el proceso de selección de los jueces debe cambiar.

Los jueces tienen que ganar bien. Y deben estar bien seleccionados. Tienen que ser “excelentes directores de orquesta”. Incorporarse al siglo 21.

Hay que reformular las regulaciones administrativas del poder judicial. Todo es de una irracionalidad monumental.

Tenemos que ser prácticos, efectivos. Hoy litigar es negocio…

El código procesal debe ser reformulado. Clama al cielo el estado al que hemos llevado a la administración de justicia en la Argentina. Pero si nos ponemos firmes, usamos nuestra inteligencia y la técnica, la solución está mucho más cerca de lo pensado.

No debemos desentendernos de áreas que aparentemente no nos conciernen. Debe haber interacción entre las diferentes disciplinas.

Todas las instituciones tienen mucho que aportar para los cambios en el sistema judicial.

Risolía escribió en 1945: “Teoría y crisis del contrato”, su tesis doctoral. Ya entonces previó una crisis que efectivamente se produjo.

Buenos jueces, modernos y que estén seguros de que no serán acosados por la inestabilidad jurídica. Cambiar esto, ¿cuánto tiempo lleva? No más de tres o cuatro años.

Hay que copiar sistemas legales que sean asimilables a nosotros. Chile o España, por ejemplo, y no los países escandinavos. El mejor sistema es el de Austria. ¿Pero qué tenemos que ver con los austríacos?

En algunos temas se necesita una mayoría agravada, por una reforma impuesta por el PEN en 2006. Esa mayoría es de nueve: tanto para designar jueces como para acusarlos.

Encuesta: la inversión de las empresas.
Ernesto San Gil, Socio de Ernst & Young.

“La principal fuente de fondos sigue siendo la autofinanciación”. Reclamos de certidumbre política y previsibilidad económica.

Crecieron las ventas pero no los márgenes de ganancia, no en modo correlativo.

Las inversiones fueron bastante mayores pero no alcanzan el nivel previo al 2008.

Muchas empresas invirtieron en adquisiciones. La mayoría, en el mercado local, aunque también en el exterior –como manera de diversificar el riesgo.

La crisis dejó capacidad instalada ociosa.

Fuentes de financiamiento. Gana el autofinanciamiento, aunque por primera vez en siete años es la cadena de valor la que provee la mayor cantidad de financiamiento.

Bancos, estabilizados. El mercado de capitales está perdiendo posiciones relativas.

Proyectos claramente viables van a tener fondeo. Depende además de que el país coloque deuda en los mercados internacionales, lo que bajaría el costo de fondeo para empresas privadas.

Crecimiento moderado en las empresas.

Inversión de activos fijos y capital de trabajo: las dos principales inversiones para el año próximo.

Ampliación de líneas existentes y nuevos pero pequeños productos, hacia delante: el foco está puesto en el corto plazo.

Muy pocos proyectos superiores a los 170 millones de dólares. Estamos tratando de “sacar el jugo” a las operatorias existentes.

Período de repago: mejora un poco pero no demasiado, respecto del año anterior.

Sigue dando muy buena renta invertir en la Argentina, pese a la presión de los costos.

Nuevas inversiones: 56% piensa que no generará más puestos de trabajo. Respuesta consistente con la conflictividad laboral que observamos.

Si pudiéramos “aislar” incertidumbres, la tasa de inversiones en Argentina aumentaría muchísimo.

Acciones de gobierno deseables: generar ambiente de negocios y seguridad jurídica, un reclamo repetido año tras año.

Los dilemas de la economía y la política en Argentina y en el Mundo. Bases para una economía a largo plazo.

Parte I:
Ricardo Arriazu, Director del Estudio Arriazu & Asociados.
Miguel Kiguel, Director Ejecutivo de EconViews.

Parte II:
Carlos Melconián, Director de M&S Consultores.
Carlos Pagni, Columnista político de La Nación.

Mesa debate: con los 4 analistas.

RICARDO ARRIAZU

En términos de dólares, Brasil creció diez veces más que la Argentina. Los argentinos sólo amplificamos los ciclos internacionales. En 2009 todo cayó menos el gasto del gobierno. Decir que hubo crecimiento es falso. En 2010 el mundo crece más que nosotros. Exportamos gente formada e importamos gente no formada.

El mundo creció en la primera mitad del año al 4,5%, superior a lo sustentable.

Esta vez América latina se portó mejor. Hoy está creciendo por sobre 5,6%: algo hizo bien, aunque esta tasa es insuficiente para incorporar a todos al mercado laboral.

En términos de dólares, Brasil creció diez veces más que la Argentina.

Estados Unidos se está recuperando. Aunque hay miedo.

Estados Unidos no puede crecer a más del 2,7% en forma sostenida. Y con el envejecimiento será mayor.

Los argentinos sólo amplificamos los ciclos internacionales.

Cuando la gente tiene miedo caen los activos de riesgo. Cuando lo pierden, la plata vuelve a salir.

El mundo está perdiendo el miedo al riesgo.

Mi pronóstico es que a mediano plazo se fortalece el dólar. No es un proceso corto, dura unos cuatro años, pero hacia ahí vamos.

La Argentina venía creciendo a un ritmo de 10 al 11%. Llevamos dos trimestres consecutivos de caída. En cifras oficiales crecemos este año al 8,2%.

En 2009 todo cayó menos el gasto del gobierno. Decir que hubo crecimiento es falso.

Este año tuvimos 53% de aumento en la cosecha. ¿Podemos esperar lo mismo en 2011? Sería muy raro. ¿O un mayor ingreso de capitales?

Sector externo: exportaciones crecen menos que las importaciones. El año que viene entraríamos en déficit de cuenta corriente.

El costo laboral ya está en su máximo nivel histórico.

Tenemos un problema fiscal que estamos financiando con la Anses y el Banco Central.

En la Argentina no se puede bajar el gasto en términos nominales: hay que bajarlo en términos reales. O sea, devaluando.

En 2010 el mundo crece más que nosotros. Exportamos gente formada e importamos gente no formada.

Nuestro envejecimiento es aún mayor al del mundo. Debemos incorporar gente.

Hemos vuelto a 1870, en términos de ingreso per cápita.

La meta sería entonces volver a lo que éramos en 1870. Lo primero es ponernos de acuerdo. Y crecer al 3,11% per cápita. Algo que no hicimos en los últimos cuarenta años.

Cuando la industria estuvo enfrentada a la competencia duplicó su productividad. Llegado el momento, la Argentina lo hizo.

Hoy estamos discutiendo el 82% móvil… con un alto grado de irresponsabilidad, dado el alto grado de envejecimiento argentino.

El primer productor mundial de alimentos es China. Y no es importador de alimentos, excepto de soja.

Estamos confiados en que los precios de commodities van a subir. Pero no es cierto. Lo único que crece es el uso industrial.

La gente más vieja come menos.

Nos hemos convertido en importadores netos de energía. En 2020 será tarde para aumentar la oferta primaria de energía.

Si seguimos sin hacer nada, la importación de energía ascendería a 110 mil millones de dólares anuales.

Brasil invierte afuera, no adentro. Si bien gran parte de su inversión pertenece a la economía negra.

Décadas de errores y de problemas ideológicos: nosotros somos los culpables. Y en nosotros está la solución de los problemas.

MIGUEL KIGUEL

Grecia tiene hoy cifras cuatro veces peores que las de Argentina en 2001. ¿Hace bien “un poquito de inflación”? No, se pierde crecimiento. Y esa pérdida empieza a ser importante cuando la inflación supera el umbral del 10%.Hubo un enorme aumento del gasto público. Y la política monetaria no buscó controlar la inflación: al contrario, la convalidó. Grecia tiene hoy cifras cuatro veces peores que las de Argentina en 2001. Si Argentina no tiene problemas macroeconómicos, hay que cambiar las políticas. Y poder acercarnos así a Brasil, a Perú, a Chile…

Los países que hoy están bien son los emergentes. Sin problemas fiscales ni financieros.

Los industrializados tienen problemas de recesión, de una deuda insostenible y de deflación.

La tasa de desempleo en Estados Unidos está muy alta. La falta de inflación es para ellos un problema.

Es difícil ver la salida definitiva de Estados Unidos hasta que acabe el problema inmobiliario. En crisis anteriores, la inflación ayudó a resolver el problema de las deudas. Hoy el riesgo es que no haya inflación .

En Europa preocupan los PIGS. No sólo tienen déficit fiscal y deuda, sino que tienen un problema de competitividad. Deben resolverlo sin devaluar. Grecia tiene hoy cifras cuatro veces peores que las de Argentina en 2001. No sale… salvo que lo perdonen. Por ahora se gana tiempo. El euro estará bajo amenaza en los próximos años.

El mundo está preocupado por Europa. Aunque todavía puede aguantar… porque hay plata .

Hay liquidez internacional. Y precios de commodities altos. Lo que implica generación de dólares. Es muy difícil que a la Argentina le vaya mal.

La inflación es en Argentina un problema recurrente. Con la misma tasa, los años 60 fueron los de mayor crecimiento. Pero lo que fue sostenible, dejó de serlo luego. Los procesos son estables… hasta que dejan de serlo.

La inflación actual es un poco diferente a la del pasado. En 2003 la inflación estuvo en 4%, hasta llegar ahora a niveles del 25% anual. La competitividad lograda con un tipo de cambio muy alto, como en 2002, no puede alcanzarse hoy si se pretende seguir creciendo.

Hubo un enorme aumento del gasto público. Y la política monetaria no buscó controlar la inflación: al contrario, la convalidó.

¿Hace bien “un poquito de inflación”? No, se pierde crecimiento . Y esa pérdida empieza a ser importante cuando la inflación supera el umbral del 10%.

Bajar la inflación es costoso. Ningún político lo va a decir, menos aún si está en campaña. Los procesos de baja de inflación están acompañados de suba de tasas de interés y atraso cambiario.

La fiesta de la inflación se va a acabar en algún momento.

¿Es sostenible 25% de inflación? Colombia vivió casi 30 años con esa tasa. Pero otros casos la contradicen, como por ejemplo en Brasil.

Tipo de cambio; muy estable pero erosionado por la inflación: inflación del 25% con 6% de depreciación. En un año llegaríamos de vuelta al “uno a uno”.

Argentina podría vivir con el actual tipo de cambio, en términos macroeconómicos. Pero “uno a uno” sería un problema para muchas empresas.

Si devalúo más, genero más inflación. Hay que crear un fondo de estabilización fiscal. Con parte de los dólares generados por el sector externo, depositarlos afuera. Noruega, por ejemplo, tiene hoy un fondo que equivale a 120% del PBI. Sin ese fondo, la solución es que el gobierno no gaste .

No hay ninguna razón para que la Argentina tenga un riesgo tan alto, casi como el de Venezuela. El problema argentino es el “efecto tren fantasma”: la crisis del campo, la nacionalización de las AFJP, el fondo de desendeudamiento, Fibertel… Estamos en ese tren fantasma y seguramente va a haber otros. Mientras no salgamos de él, es muy difícil que el riesgo caiga.

Si Argentina no tiene problemas macroeconómicos, hay que cambiar las políticas. Y poder acercarnos así a Brasil, a Perú, a Chile…

CARLOS MELCONIÁN

La vuelta de la inflación… en un mundo sin inflación. El retorno de la “maquinita de emitir moneda” del Banco Central. Competitividad cambiaria… a la baja. Todo un problema. Tarifas congeladas. Energía. Verdadero déficit y sistema provisional insostenible. Reputación de país de alto riesgo… ¡aun pagando la deuda! Falta de inversión e intríngulis social, con ocho años de crecimiento fuerte. Gane quien gane en 2011, el statu quo no va más. Un golpe de timón es ineludible.

Objetivamente, la chance de una crisis es baja. Megadevaluación no, porque hay superávit comercial. La inflación no está reprimida, salvo las estadísticas.

La única y excluyente defensa anti-crisis es la soja: 20 mil millones de dólares anuales. Por eso no explota la inconsistencia.

La fuga de capitales actual es el triple de De la Rúa. La diferencia está en la soja. Hay 50 mil millones de dólares en reservas… ¡pero deberían ser 100 mil millones!

Este ciclo terminó. Aunque en 2011 gane el oficialismo. Hay que decidir qué se quiere. Sin feriados bancarios ni cambiarios…

La mayoría de los países de América latina crece sin inflación.

Estamos clara y absolutamente en rojo , en déficit fiscal. A la Argentina le faltan 36 mil millones de pesos. Y los pone “la maquinita”.

Lo que hace el gobierno en materia monetaria no puede admitirse. Es para giles .

¿Hay moneda fuerte o atraso cambiario? En este modelo es atraso. En Brasil es moneda fuerte. En la Argentina, para el empresario y en este modelo, el uno a uno es atraso. El mundo ha cambiado. El boom de la sola avala el uno a uno. Pero no es resultado del modelo sino un efecto no deseado .

48% de las exportaciones este año crecen cero.

Tarifas: un lío. El colectivo debería subir 350%; tren y subte, 600%. El gas, 350%.

Los dilemas son varios. Y graves.

83 mil millones entran por aportes. Y se pagan 135.000 millones. Le sacan el 15% de la coparticipación a los gobernadores: hay un agujero espantoso. Los gobernadores se quejan con razón, ya que les quitaron esa coparticipación al crearse las AFJP.

Yo entiendo a la oposición. Pero no dicen la verdad.

El gobierno va a contramano de mejorar la reputación internacional.

La deuda baja porque hay mucha deuda “intra sector público”. No hay un desendeudamiento real. No hubo “sudor”, como en Chile. Es un concepto “porteño-argentino” de baja de deuda.

Un golpe de timón es ineludible.

CARLOS PAGNI

El sistema político argentino está pulverizado. Probablemente la crisis del peronismo sea peor que la del radicalismo. No hay líderes de partido sino líderes de opinión. Kirchner es un detalle. El problema no va a resolverse con un cambio de gobierno. El gobierno no cree en que perdió las elecciones el año pasado porque se equivocó sino porque se quedó corto. A partir de Papel Prensa, para el PJ el gobierno volvió a la lógica del conflicto del campo. Y sirve para destruir consenso. Estamos viendo un proceso de canibalización de los Kirchner, por parte de Hugo Moyano. La oposición se achancha. Con sólo agitar la imagen negativa de los Kirchner, “llegan”.

Desde 2001 la economía pasó ya por muchos climas. En la política, Argentina está todavía en 2001.

La elección del año que viene decidirá si Argentina sale de su crisis o permanece en la decadencia .

El sistema político argentino está pulverizado. Probablemente la crisis del peronismo sea peor que la del radicalismo. Muchos que venían a oxigenar el sistema ni siquiera llegaron a constituirse como partidos.

Pactar, argumentar, mediar… son funciones que, en un marco extraordinariamente informal, se han deteriorado. Es el país de la acción directa y del escrache.

La política así ejercida sólo puede ofrecer corto plazo . No hay líderes de partido sino líderes de opinión. La clase política argentina se recluta en actividades que nada tienen que ver con ella, lo que incrementa los niveles de mala praxis. Ahí aparece la ausencia de partidos.

Kirchner es un detalle. El problema no va a resolverse con un cambio de gobierno. No creo que por un cambio de elenco se vaya a modificar demasiado el panorama.

La sociedad argentina cayó de nuevo en el espejismo de creer que “alguien manda y los demás obedecen”.

La imagen del gobierno es muy mala y el consenso es insuficiente. Hay muchas más razones para pensar que perderá las próximas elecciones.

El gobierno lo sabe. Y responde con una guerra contra los medios. Lo que supone una visión autoritaria del fenómeno de la comunicación. Que epistemológicamente atrasa cincuenta años. Y trata de tomar el lugar del emisor de las noticias.

El gobierno no cree en que perdió las elecciones el año pasado porque se equivocó sino porque se quedó corto.

El PJ está hoy en el peor de los mundos. Porque Kirchner maneja recursos muy importantes. Pero a su vez lo lleva a la derrota.

A partir de Papel Prensa, para el PJ el gobierno volvió a la lógica del conflicto del campo. Y sirve para destruir consenso .

También busca destruir a Macri. Por eso Reuteman no aparece. Y aparece Scioli –porque está captando este momento. O hay muchos que se lo están haciendo captar.

Estamos viendo un proceso de canibalización de los Kirchner, por parte de Hugo Moyano.

La oposición se achancha. Con sólo agitar la imagen negativa de los Kirchner, “llegan”. En un sistema así pensado nos gobierna el que pierde. Ya sucedió con Duhalde y luego con Kirchner.

No es normal que una sociedad acumule tanto nivel de hartazgo hacia un gobierno. Es un síntoma muy antiguo. Que alimentó todos los golpes de estado en la Argentina.

Esto produce que la sociedad vota casi siempre por castigo. Y el voto castigo mira hacia el pasado, no hacia el futuro.

El problema es el hartazgo, no con los Kirchner sino con nosotros.

La salud, la educación y el trabajo como ejes del futuro.

Abel Albino, Presidente de la Fundación CONIN.
Héctor “Toty” Flores, Diputado Nacional.
Axel Rivas, Director del Programa de Educación del CIPPEC.

AXEL RIVAS

Tenemos que relativizar el concepto de crisis de la educación, ya que estamos ante la primera llegada de muchos jóvenes a la escuela secundaria. De 36 países, Argentina es la que más disminuyó sus resultados de aprendizaje. Chile, en cambio, fue el país que más aumentó sus resultados. Chile expandió su jornada completa: casi 90% de los alumnos; en Argentina, sólo el 6%. Cuatro horas de clase no alcanzan. Hay que avanzar hacia por lo menos seis horas de clase. Y repensar la oferta educativa. Y reforma de la formación docente. Hoy tenemos 1.300 institutos de formación pero de muy baja calidad.

Desde 1900 hasta 2007: la actual organización del sistema educativo, para cinco millones de alumnos, es muy similar a la de un siglo atrás, con 40 mil alumnos.

La escuela primaria y la secundaria conformaban dos sistemas diferentes. Había sólo una secundaria por provincia, para la formación de dirigentes. El desarrollo de la secundaria se da en los últimos 30 años.

Hoy se le pide a la secundaria que dé educación a todos .

Tenemos que relativizar el concepto de crisis de la educación, ya que estamos ante la primera llegada de muchos jóvenes a la escuela secundaria.

La expansión de la pobreza fue generando mayores desigualdades dentro del proceso educativo. Ya no tenemos un sistema educativo homogéneo .

Argentina: muy bajos resultados en calidad y en desigualdad, incluso mayor que en México y Chile. De 36 países, Argentina es la que más disminuyó sus resultados de aprendizaje. Chile, en cambio, fue el país que más aumentó sus resultados.

En varias provincias, ni el 5% de los alumnos termina la secundaria con los resultados de aprendizaje esperados.

Porcentaje del gasto público dedicado a educación: en 1990, Argentina y Chile invertían 10% de su PBI. Después de quince años, Chile llega al 18% y Argentina al 13%. En Chile se logró la “escalera educativa”, Chile expandió su jornada completa: casi 90% de los alumnos; en Argentina, sólo el 6%. Y otros logros que revelan lo prioritario que para Chile es la educación.

En diciembre de 2005 se sancionó en Argentina la ley de financiamiento educativo. Podría ser el comienzo de un proceso “a la chilena”, aunque no cabe esperar resultados antes de una década.

Hasta 2008 se había invertido ya 5,8% del PBI en la educación. Y en 2010 se estaría cumpliendo con el objetivo del 6%.

Aunque no logramos solucionar los paros docentes. Tampoco hemos logrado solucionar las desigualdades entre provincias.

Sin embargo es muy importante que haya crecido la inversión educativa. Falta una discusión sobre cómo utilizar esos recursos.

Necesitamos un plan a diez años. Con metas como la inclusión educativa, tanto en primaria como en secundaria. Hay 450 mil niños y jóvenes excluidos del sistema educativo.

Cuatro horas de clase no alcanzan. Hay que avanzar hacia por lo menos seis horas de clase. Y repensar la oferta educativa.

Reformar la educación secundaria, generar innovaciones y nuevas formas de enseñanza.

Y reforma de la formación docente. Hoy tenemos 1.300 institutos de formación pero de muy baja calidad.

Se están dando pasos concretos, pero queda un enorme desafío por delante.

HÉCTOR TOTI FLORES

Yo soy piquetero. Era la única manera de visibilizar la desocupación en 1994, cuando “estábamos en el primer mundo”. El desocupado es nadie. Cambia la forma de vivir. Quien genera una enorme masa de desocupados tiene que ser consciente del carácter negativo del fenómeno social que implica. Somos defensores de la integración social. Le decimos no al enfrentamiento, porque en ellos siempre pierde el que menos tiene. Tenemos que volver a la Argentina de “mi hijo el doctor”.

Llegué desde el interior, fui trabajador metalúrgico y luego quedé desocupado. Yo soy piquetero. Era la única manera de visibilizar la desocupación en 1994, cuando “estábamos en el primer mundo”.

Nuestro movimiento decidió rechazar los planes asistenciales porque iba contra nuestra dignidad. Corría 1997 a 1998.

Después de ocho años de crecimiento económico, los resultados no se ven en el terreno social. En 2001 empezamos a construir nuestras propias fuentes de trabajo. Pero la mayoría de los desocupados aceptó la política de estado que incentivó la aplicación de los planes Trabajar.

Armamos una cooperativa. Que no es de trabajo sino de provisión de servicios educativos, de trabajo y de asistencia. Lo hicimos porque es muy importante el tema educativo.

El desocupado es nadie. Cambia la forma de vivir. Quien genera una enorme masa de desocupados tiene que ser consciente del carácter negativo del fenómeno social que implica.

El trabajo es libertad. De esa escuela venimos.

Nos transformamos en emprendedores. Fue un duro aprendizaje. Los emprendimientos se construyen… y se funden .

Fuimos emprendedores por necesidad y luego por convicción. El emprendedor social es el que ve un poco más allá. Y fuimos exitosos.

Pero nunca pudimos dar trabajo a más de 40 o 50 personas.

La dignidad es el momento en que uno dice basta y empieza a construir con otros . Transitamos los prejuicios y nos integramos con otros sectores.

Demostramos que se puede. Claro que sólo puede hacerse cuando cada uno da lo mejor que tiene.

Somos defensores de la integración social. Le decimos no al enfrentamiento, porque en ellos siempre pierde el que menos tiene. Tenemos que volver a la Argentina de “mi hijo el doctor”.

Sería que los “hombres duros” de las finanzas no piensen solamente en las ganancias. Tengo mucha confianza en que ustedes puedan cambiar a la humanidad.

ABEL ALBINO

¿Qué le pasó a nuestro país? Teníamos 87% de analfabetismo en tiempos de Sarmiento, quien dijo que había que hacer de la patria una gran escuela. Y lo hizo. Armamos el primer centro de prevención de la desnutrición en el mundo. Hoy tenemos ya 29 centros en el país. Sesenta millones de niños en América latina tienen sus necesidades básicas insatisfechas.

Armamos el primer centro de prevención de la desnutrición en el mundo.

Sueño con un país en el cada chico pueda desarrollar su potencial genético. Debemos procurar que cada niño tenga una dieta equilibrada y una escuela a donde ir.

La patria está enferma. Evitemos que nuestros hijos se vayan. Tenemos que hacer un gran país. Terminar con la guerra del hombre contra el hombre.

La debilidad mental por desnutrición es la única creada por el hombre .

¿Qué le pasó a nuestro país? Teníamos 87% de analfabetismo en tiempos de Sarmiento, quien dijo que había que hacer de la patria una gran escuela. Y lo hizo.

Cuando dejó la presidencia se fue a vivir a la casa de su hija… ¡porque no tenía casa propia! La Argentina fue el primer país del mundo que quebró el analfabetismo .

Hoy caímos al fondo…

El PBI argentino en 1950 era tres veces superior al de España o Italia. Hoy es cuatro veces menor.

Logramos lo imposible: ¡hundir un corcho! Quebramos al país más rico de la Tierra.

Sesenta millones de niños en América latina tienen sus necesidades básicas insatisfechas.

A los 14 meses ya el chico tiene el 80% del cerebro del adulto. En el primer año, un crecimiento gigantesco.

Estamos en una profunda crisis moral.

Necesitamos educar. Pero antes se necesita un sustrato… Tenemos que empezar a pensar en las próximas generaciones, no en las próximas elecciones.

Hoy tenemos ya 29 centros en el país.

27 años de democracia. La política que viene.

Gabriela Michetti, Diputada Nacional.
Miguel Ángel Pichetto, Senador Nacional.
Ernesto Sanz, Senador Nacional.

ERNESTO SANZ

Viviremos un recambio gubernamental atípico. Los que están no se quieren ir. Los que pretendemos reemplazarlos tenemos que demostrar que somos mejores. El desafío es construir un modelo de país en el que podamos recoger la experiencia de estos 27 años. El gobierno abandonó la estrategia de moderación del clima de negocios. Hay actitudes sindicales que atacan o iniciativas que afectan a los derechos de propiedad. Podría “reactivarse” la salida de capitales. Extender la profundización de los programas sociales… este gobierno ha hecho cosas buenas.

Vivimos un escenario desafiante, atractivo.

Viviremos un recambio gubernamental atípico. Los que están no se quieren ir. Los que pretendemos reemplazarlos tenemos que demostrar que somos mejores.

La sociedad deberá involucrarse . Discernir. El 2011 es un salto cualitativo enorme.

El desafío es construir un modelo de país en el que podamos recoger la experiencia de estos 27 años.

Ante lo sucedido en Ecuador, uno valora la reacción de América latina.

Cuando gobernó Alfonsín, estaba solo. Fue una transición.

En el 90 rigió el “mercadocentrismo”.

Y pasamos a los últimos diez años. Nos fuimos al “estadocentrismo”, frente al estado ausente de los ´90. Con el estado omnipresente. Es una desviación: el estado arbitrario, discrecional.

Debemos construir el ciudadano centrismo . Con eje en el ciudadano.

Pasar de una democracia que titulariza derechos, a una etapa de accesibilidad de derechos.

Estamos viviendo una reactivación. Pero no debemos engañarnos sobre sus causas: tienen mucho más que ver con las inercias del pasado.

Combinación de nivel de actividad, gasto público e inflación es una de esas inercias. La reactivación fue ayudada por cambio de imagen del gobierno y reactivación internacional, pero la moderación fue “una foto” y no una película.

La economía internacional ya está mostrando síntomas de debilitamiento. Entonces el tipo de cambio como ancla nominal no sería sostenible. Y la persistencia de la inflación.

El gobierno abandonó la estrategia de moderación del clima de negocios. Hay actitudes sindicales que atacan o iniciativas que afectan a los derechos de propiedad. Podría “reactivarse” la salida de capitales.

Competitividad genuina y solvencia fiscal van a marcar la agenda desde 2011. Una competitividad que no dependa del tipo de cambio.

Regreso a los mercados de crédito, fondos anticíclicos –hoy los excedentes de recaudación van a los bolsillos del gobierno.

Hay que recuperar el diálogo, terminar con la espiral de irracionalidad. Se ha perdido el diálogo institucional.

Hay que cumplir las leyes y sentencias. Ayudar a un proceso electoral cristalino. Bajar la alta judicialización. Extender la profundización de los programas sociales… este gobierno ha hecho cosas buenas.

Recomponer el sistema federal. Elogios al debate sobre la ley de glaciares.

Hay que volver al ´94; retomar el espíritu de los constitucionalistas que atenúe el presidencialismo.

Autarquía judicial: debe discutirse.

Reformas al sistema de control, fortalecimiento de los partidos políticos. Inversión en estructura social básica; vivienda, agua potable, cloacas. Hay que invertir tanto o más que en la educación pública.

Ley de financiamiento educativo: se cumplió la meta cuantitativa. Pero no mejoramos la calidad.

MIGUEL ÁNGEL PICHETTO

El fortalecimiento de los partidos es un eje central. La democracia es de partidos. En la Argentina han fracasado las alianzas. Imprescindible que los partidos gobiernen con programas, y mucho compromiso. Otro gran fracaso es el de la concertación. Yo lo cuestioné fuertemente. Debemos asumirlo. Fue en muchos casos un oportunismo para trepar a una alternativa ganadora. Se nos acusa de “seguidismo” del Ejecutivo. Pero el Congreso no es un ámbito de librepensadores. Ayer votamos juntos con el senador Sanz.

Los parlamentos del mundo funcionan con disciplina. En Europa funciona al lado del Ejecutivo. Incluso hay una tendencia en Europa hacia el presidencialismo.

Quiero revalorizar el rol de Raúl Alfonsín en el 2002.

Es muy difícil gobernar un país complejo, emergente y que venía de un proceso de crisis, en los ´90, con un liberalismo que nos llevó a la pobreza. Recuperar la autoridad presidencial es un dato importante. Así como la recuperación del Parlamento. Y una Corte prestigiosa.

Todo esto fortalece al sistema.

Lo que todavía está en crisis es el sistema de partidos. Necesitamos fortalecerlo. Es la única forma de evitar el “transfuguismo” en la política.

Hay sectores políticos que hacen seguidismo de las noticias. Cuando gobernar implica a veces ir en contra de lo “políticamente correcto”.

La “palabra mágica” es consenso. Tiene que haberlo sobre las reglas de la democracia. Luego, se discuten ideas, hay conflictos de intereses, son parte de la democracia. Y eso no se resuelve “con consenso”, sino en el Parlamento.

El fortalecimiento de los partidos es un eje central. La democracia es de partidos .

En la Argentina han fracasado las alianzas. Imprescindible que los partidos gobiernen con programas, y mucho compromiso. Cuidado con las alianzas que se hacen buscando resultados electorales.

Otro gran fracaso es el de la concertación. Yo lo cuestioné fuertemente. Debemos asumirlo. Fue en muchos casos un oportunismo para trepar a una alternativa ganadora.

El gobernador Saiz hizo la concertación con el gobierno nacional. Yo fui víctima de esa concertación. Pero el modelo concertador fracasó, a poco de andar –cuando se dio el debate económico del campo. Los representantes de la concertación de mi provincia votaron en contra. Y el vicepresidente desempató en contra del gobierno que integraba.

Todo esto se revisa con la consolidación de los partidos políticos. Por eso, cuidado con las nuevas alianzas . Para gobernar se requiere disciplina.

Se nos acusa de “seguidismo” del Ejecutivo. Pero el Congreso no es un ámbito de librepensadores. Ayer votamos juntos con el senador Sanz.

Los parlamentos del mundo funcionan con disciplina. En Europa funciona al lado del Ejecutivo. Incluso hay una tendencia en Europa hacia el presidencialismo.

El peronismo va a tener un proyecto que viene con antecedentes de gobernabilidad.

La Argentina lidera el crecimiento en la región. Y no sólo porque “tenemos suerte”.

GABRIELA MICHETTI

El conflicto es parte de la naturaleza humana. La política del estado debe alinear esos intereses, no alimentar el conflicto permanente. Síntomas graves. La política plagada de personalismos. El individualismo prima sobre el equipo. No parece haber castigo social del individualismo. Hay sectores que piensan que con políticos con títulos de Harvard tendremos mejor política. No es cierto. Conocimiento e idoneidad son imprescindibles. Pero deben acompañarse con valores que estén integrados a nuestra necesidad de transformación. Hay una hiper ideologización. Tenemos una política adolescente. Desafíos reales, profundos, culturales. Falta integridad moral. Hemos hecho “todo lo demás”: ¿nos toca la etapa de la sabiduría?

El rol del Estado es el de igualar oportunidades. Coincido con los postulados de Melconián. Discuto mucho con los seguidores del capitalismo extremo. Recuperar el rol del Estado en educación, justicia, seguridad y salud.

El conflicto es parte de la naturaleza humana. La política del estado debe alinear esos intereses, no alimentar el conflicto permanente.

Y regular el ejercicio de los derechos. El estado tiene que evitar el caos y la anomia, tan peligrosas.

Hay muchos síntomas de que esto no está funcionando así. No estamos entusiasmándonos con nosotros mismos. Si bien la solidez democrática en Argentina nos distingue.

Coincido en la restauración de la autoridad presidencial. Hay un montón de cosas bien hechas durante los últimos 27 años.

Síntomas graves. La política plagada de personalismos. El individualismo prima sobre el equipo. No parece haber castigo social del individualismo.

El ejercicio de la política requiere de grandeza. Incluso del heroísmo.

La autoridad no está basada en los resultados. No está ejercida en términos de lograr empatía entre sociedad y poder. Hay demasiado ejercicio del conflicto y de la fragmentación permanente. Tenemos un problema.

Hay sectores que piensan que con políticos con títulos de Harvard tendremos mejor política. No es cierto. Conocimiento e idoneidad son imprescindibles. Pero deben acompañarse con valores que estén integrados a nuestra necesidad de transformación.

Hay exceso de pragmatismo, de mantener reglas del statu quo. Se mantiene un sistema que no sirve para transformar la realidad.

Discutimos el espacio actual, la coyuntura, y no el largo plazo. Eso alimenta la confrontación.

Hay una hiper ideologización. Tenemos una política adolescente.

Falta integridad en lo más visible del sistema: el interés individual o sectorial prima sobre el interés del conjunto.

Desafíos reales, profundos, culturales . Falta integridad moral. Hemos hecho “todo lo demás”: ¿nos toca la etapa de la sabiduría?

Apostando a construir partidos políticos en serio, aunque nos lleve tiempo. Y no haya resultados inmediatos. Es un compromiso que los políticos debemos asumir. Para no caer en “la nada”.

Podemos cambiar entre todos.

Almuerzo de Trabajo: ¿por qué estamos como estamos?
Marcos Aguinis, Escritor.

Una buena noticia es la aprobación del servicio cívico, por parte de las fuerzas armadas, para los jóvenes que no estudian ni trabajan. El estado somos nosotros, somos todos los ciudadanos. No es el Estado el que quiere apropiarse de los medios de comunicación, es el gobierno . Hoy la cultura del trabajo se convirtió en la del subsidio, en el facilismo y en la corrupción. Las instituciones están “bajo fuego”.

“Argentina, un país de novela” fue el título de mi primer ensayo. Hablé en él de la mentalidad argentina, con un capítulo dedicado a la viveza criolla.

“El atroz encanto de ser argentino” y otros libros siguieron luego.

Los argentinos somos objeto de burla: ¿qué hacen ustedes con el país?, nos preguntan.

Pero esto puede cambiarse.

Hay casos en el mundo que lo demuestran. Argentina puede salir o puede no salir: depende de nosotros.

Desde hace tiempo que Argentina sufre una gran decadencia cultural e institucional. Después del golpe de 1930 la Argentina entró en un estado de “cambalache”. Se perdieron los valores del trabajo y la decencia, que habían traído los inmigrantes.

Hoy la cultura del trabajo se convirtió en la del subsidio, en el facilismo y en la corrupción. Las instituciones están “bajo fuego”.

Confundimos permanentemente estado con gobierno. El estado somos nosotros, somos todos los ciudadanos. No es el Estado el que quiere apropiarse de los medios de comunicación, es el gobierno .

La Argentina estaba a la vanguardia en materia educativa. Pero hemos dado un giro copernicano.

Que haya más alumnos en la escuela es producto del aumento de la población.

Una buena noticia es la aprobación del servicio cívico, por parte de las fuerzas armadas, para los jóvenes que no estudian ni trabajan. El Estado hoy no cumple con su obligación en materia educativa.

Otro problema grave es que hemos destruido a las fuerzas armadas. Pero tenemos “nuevas fuerzas armadas”: los piqueteros, los grupos de choque. Muchos de esos grupos poseen armas.

Argentina y Venezuela comparten la alta inflación. Aquí no hay presidencialismo sino autoritarismo. Hay una altísima corrupción, mucho mayor que en los ´90.

El sabio puede cambiar de opinión, el necio, jamás.

La Argentina está frente a una división de aguas. Puede tomar la senda del progreso o puede quedar estancada.

El riesgo país se debe a la absoluta falta de seguridad jurídica.

Oportunidades de negocios en Argentina y Latinoamérica.

Francisco Crespo, Presidente Coca-Cola South Latin Business Unit.
Woods Staton, Presidente de Arcos Dorados – McDonald´s.
Federico Sturzenegger, Presidente del Banco de la Ciudad de Buenos Aires.

Intereses muy bajos y una moneda en creciente apreciación, sumada a la baja institucionalidad e inseguridad jurídica son factores que frenan la inversión en la Argentina. Tenemos que potenciar todos los recursos humanos de la Argentina. El insumo en mano de obra es el más alto. Durante la convertibilidad nos costaba algo más de un dólar la hora; hoy nos está costando cuatro dólares. En los próximos 40 años dos billones de personas van a entrar en mercados de consumo. La carne va a tener que duplicar su capacidad de producción. Va a haber presión sobre los precios de los soft commodities. La institucionalidad más fuerte en la Argentina es la recuperación de la democracia. Ya estamos con un costo laboral superior al de la convertibilidad.

WOODS STATON

Soy colombiano y argentino. Creo que Argentina tiene un excelente potencial, aunque a veces me siento bastante frustrado.

Tuvimos que lidiar con la hiperinflación en 1989. Durante la convertibilidad pudimos crecer bastante. Luego sobrevino la crisis de 2001.

Muchos estamos preocupados hoy por la inflación, los altos costos internos –tenemos seis mil empleados en todo el continente: el insumo en mano de obra es el más alto. Durante la convertibilidad nos costaba algo más de un dólar la hora; hoy nos está costando cuatro dólares .

El país que hoy aspira todo el dinero es Brasil. El crecimiento de Brasil es bueno para la Argentina. Hay insumos argentinos que se pueden vender a Brasil.

Hay que buscar la forma de atarnos al mercado brasileño. No creo que luego de las elecciones allí vayan a producirse cambios importantes.

Los recursos humanos nos han hecho grandes. Nos han permitido crecer. Tenemos que potenciar todos los recursos humanos de la Argentina.

Colombia, Perú, han progresado mucho. Argentina ha quedado rezagada, pese a que veinte años atrás se daba la situación inversa.

Contenido espiritual y capacidad competitiva son nuestras ventajas como argentinos.

FRANCISCO CRESPO

Soy ecuatoriano, aunque nací en Estados Unidos, viví en Perú, en Chile, en Brasil, en Colombia… y en Argentina vivo ahora.

En América latina estamos en un “momento florentino”. Y también en Argentina.

Las sociedades avanzan luego de generar tensiones y acordar. Lo que hay es una gran convergencia: el mundo tiende a converger, empujado por una serie de fuerzas.

La economía de mercado, el estado de derecho, la globalización, la emergencia de China e India y de los países emergentes en general. Hay menos riesgo de grandes caídas pero mucha más volatilidad.

La crisis del mundo desarrollado es una crisis financiera: es de crédito y de deuda.

¿De qué igualdad hablamos: de oportunidades o de resultados? ¿Capitalismo de estado o de empresa? El debate está ahí. Hasta dónde hay libertad y hasta dónde hay reglas.

La globalización permite que las mejores prácticas se difundan rápidamente. Pero también las crisis. La tecnología es otro factor de potenciación del crecimiento.

En los próximos 40 años dos billones de personas van a entrar en mercados de consumo. La carne va a tener que duplicar su capacidad de producción. Va a haber presión sobre los precios de los soft commodities .

Nuestros políticos están comprometidos con la disciplina fiscal. Ayuda la inversión social.

La productividad y el nivel de innovación no son los mismos en el agro y en la industria. Nos falta inversión en caminos y energía. En el agro es magnífica.

Hoy Argentina se parece cada vez más a América latina. El factor más eficiente es el campo.

No es una crisis lo que se viene, es una oportunidad. Los salarios y los precios generarán inflación. La Argentina va a volver a ser un país caro.

La crisis educativa es una crisis de occidente .

Actúen, participen… y sean exitosos cumpliendo todas las reglas.

FEDERICO STURZENEGGER

Soy sumamente optimista con respecto al mundo. La revolución industrial hizo que el mundo empezara a ser más rico. Cuanto más gente hay en el mundo, más crece el ingreso per cápita.

La incorporación de India y China al mercado ha generado el alza de los precios de los commodities. No se puede decir si los precios van a subir o a bajar.

Tenemos un shock de riqueza en la región. El desafío es cómo manejar esos recursos.

Veo un mundo que crece como la humanidad no ha visto nunca. Deberemos trabajar muy fuerte en el manejo de estos recursos.

Con un financiamiento a veinte años y tasa muy baja no hemos encontrado demanda a ese crédito que lanzamos. Eso no coincide con la opinión de quienes dicen que en la Argentina hay un buen clima de negocios.

La institucionalidad más fuerte en la Argentina es la recuperación de la democracia.

La construcción de la institucionalidad es el punto más importante.

Uno de los desafíos más importantes para un nuevo gobierno en 2011 será tener un tipo de cambio competitivo.

Ya estamos con un costo laboral superior al de la convertibilidad.

Un buen marco macroeconómico y un buen marco regulatorio: no estamos tan mal ahí. Tenemos un buen marco regulatorio.

Con la actual tasa de inflación es imposible que se desarrolle el sector financiero.

El deporte y su contribución en la Argentina.
Gerardo Werthein, Presidente del Comité Olímpico Argentino.

Lo que Argentina tuvo como organización y logística en Pekín es el benchmark a alcanzar. Así llegamos al comité olímpico, en el que los actores principales del deporte estaban excluidos.

Creímos necesaria una organización abierta, plural, integrada. Todo el plan se hizo de común acuerdo con los atletas y con los entrenadores.

Empezamos por lo esencial: buscar una fuente de financiamiento que fuera intangible. Se trató en el Congreso y comenzó una etapa que marca un cambio histórico: disponer de recursos y objetivos de largo plazo. Hasta hoy nuestros logros se lograron en base a esfuerzos individuales.

Nuestros deportistas son los mejores embajadores. Porque detrás de lo que ellos hacen está algo fundamental para nuestra sociedad: los valores.

Testimonios de Juan Curuchet – Medalla de oro en ciclismo, Pekín 2008

“Perseverancia y trabajo para alcanzar a concretar un sueño. Mi compromiso ahora es que los que me sucedan no tengan que esperar 24 años para lograrlo. Mi principal impedimento para haberlo logrado antes fue económica”.

Werthein:

A Juan, en 1995 lo excluyeron de los Juegos Panamericanos… ¡porque era viejo! Y fue campeón olímpico en 2008.

En Argentina seguimos discutiendo si el deporte es bueno o malo. Hay que incorporarlo ya en la escuela.

El ENARD (Ente Nacional de Alto Rendimiento): estamos mucho mejor pero nuestro presupuesto es la décima parte del de Brasil o Colombia. Comenzamos a funcionar hace un mes y medio y ya tenemos más de mil chicos becados.

De entre casi todos los atletas que fueron a Pekín, ninguno tenía cobertura médica. El ENARD es un modelo que permite gestionar con más velocidad y previsibilidad. Hoy estamos formando un fideicomiso para los Juegos Panamericanos y para Londres 2012.

Testimonio de Carlos “Chapa” Retegui Entrenador de “Las Leonas”

“Los deportistas son los que generalmente nos dan buenas noticias a los que amamos al país. Podemos mostrar al mundo que somos un gran país. Si todos tiramos para el mismo lado, si conformamos un equipo, las cosas saldrán mucho mejor. El ENARD marcará un antes y un después para el deporte argentino”.

Testimonio de Agustín Pichot Capitán de “Los Pumas”

“Los valores del rugby son los del equipo: proteger al que tenemos al lado. Y es como en la vida. Ayudar a tu vecino para que nos ayudemos todos. Hoy estamos juntos en una mesa de ciclismo, jockey y rugby… Todo esto es para los que vienen. Todos somos parte del cambio. Recursos, estructura, planificación son importantes. El deporte argentino está haciendo un gran cambio y los necesitamos a todos. Y necesitamos de lo que mejor que tenemos: la pasión”.

 

Planeando inversiones para mejorar el futuro.

Mauricio Macri, Jefe de Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.
Sergio Massa, Intendente del partido de Tigre.

MAURICIO MACRI

La usurpación no puede estar justificada –en relación a la Villa 31: un conjunto de gente movilizada por la política. Hemos bajado en cerca de 12.000 empleados en la Ciudad e incorporamos 6.000. Si hay un 60% de gente que trabaja todos los días, hay un 40% que no lo hace nunca. Frente a las elecciones de 2012 soy muy optimista; hay mucho hartazgo por la confrontación y la agresividad. Debería haber no más de tres ofertas electorales: el radicalismo, el PRO y los Kirchner.

Llegó la hora de hacer más y hablar menos.

Trabajamos contra viento y marea. Sin ninguna colaboración del gobierno nacional. Con la misma energía podríamos haber cuadruplicado el resultado, si la nación nos hubiera acompañado.

Después de tres años de gestión en la ciudad de Buenos Aires, insisto en que se puede . Hay desde dónde partir para lograr un enorme cambio en muy poco tiempo.

La propuesta del PRO se basa en lo que se ha hablado en esta Convención.

Nuestro primer desafío es lograr la movilidad social ascendente. Y eso depende de la educación. Es una batalla durísima. Hay mucha resistencia al cambio. Mucho abuso en el clientelismo.

Tenemos que lograr un sistema de salud equilibrado. Necesitamos un presidente que repiense todo el sistema.

Hoy la tendencia es mala. Hay que revertirla.

Que ni un solo chico más deje el colegio. La inclusión digital es un hecho revolucionario. Y que la justicia defienda al ciudadano que se porta bien.

Sólo seis de cada mil delitos cumplen prisión efectiva.

Hay que preservar el espacio público. Por eso queremos que vuelva la bicicleta a la calle.

En Copenhague el 35% de los ciudadanos usa la bicicleta.

Cámaras de seguridad. Y prestigiar a nuestras fuerzas de seguridad.

Lo más difícil es generar el espíritu emprendedor. Y eso la Argentina lo tiene.

Falta infraestructura. En las rutas argentinas es imposible manejar. Necesitamos más caminos, necesitamos trenes, más energía. Más puertos. Pero antes que nada, previsibilidad.

La Argentina es enormemente atractiva.

Otro gran desafío es lograr que todos los dirigentes entiendan que la inversión genera valor. Acabar con la cultura clientelista.

El recurso es lo que pagamos como impuestos. Que la cultura del trabajo vuelva a ser parte de la agenda cultural argentina.

Podemos armar un gran equipo. Con gente que tiene experiencia en política y con quienes no la tienen .

Si no hay ética no hay eficiencia. El desafío es la participación.

Nos espera un año durísimo. Espero que ustedes también reaccionen. Estamos a tiempo. Espero que el PRO sea un puente para que la sociedad civil se anime y entre todos hagamos historia.

SERGIO MASSA

Tigre tiene un modelo exitoso porque ya mi antecesor en la intendencia, que no era de mi partido, hizo un gran trabajo. Llevamos invertidos más de 60 millones de pesos para colaborar con la policía. Tenemos una oposición constructiva, acompaña o plantea alternativas. AFJP: estoy de acuerdo con el cambio, pero pudo hacerse respetando aportes voluntarios. Las AFJP nunca generaron un mercado de capitales. Fue un cambio de bolsillo con pago de comisiones. La deuda es tener un pilar legal con ahorro voluntario. No creo en los “grandes pactos”. En 2011 me veo en el peronismo. El peronismo debe tomarse el trabajo de participar en la interna abierta de agosto de 2011.

La Argentina siempre está volviendo a empezar. Nuestro primer desafío es cambiar ese paradigma.

Necesitamos un sistema educativo que sea inclusivo . La brecha digital debe ser acortada. La tecnología es una herramienta. Debemos mejorar nuestros commodities.

Otro desafío es la infraestructura. La matriz del transporte nos revela el alto costo en logística.

La Argentina debe encarar un gran esfuerzo de desconcentración. Ello nos permitirá construir el federalismo que la Argentina no tiene. Hay que dar certidumbre en materia de recursos a los estados provinciales.

Los seguros sociales funcionan en la medida en que estén atados a derecho y no a discrecionalidad.

Hay un prejuicio: que invertir en seguridad convalida métodos represivos del pasado. La tecnología GPS en todos los móviles, el uso de cámaras –Tigre tiene hoy una cámara cada 800 habitantes. Necesitamos policía de proximidad .

La policía debe controlar el delito y los municipios, las contravenciones.

Tenemos una enorme capacidad para señalar los fracasos y no para generar propuestas.

IAEF: Tucumán 612, Piso 4° | C1049AAN Buenos Aires | (5411) 4322-6222 / 4322-4710 | www.iaef.org.ar