Desayuno de Socios


Alfredo Gutierrez Girault y Marcelo Elbaum

Resumen:

Entre marzo y septiembre se fueron 64 mil millones de dólares del mundo emergente. Lo que nos pone a la altura del 2015. Aunque entonces no nos dimos cuenta porque en Argentina estábamos cerrados, aislados del mundo, y el impacto fue relativamente menor al actual.

La emisión neta de deuda soberana es hoy dos tercios de la del año pasado. Quitando intereses, se redujo a la mitad. Estamos en 2018 casi con el mismo déficit primario que en 2017. Fueron las economías más débiles las que más sintieron el impacto, cada una con sus problemas: Turquía, Egipto se salvó pero le puede tocar, Indonesia, Brasil, Argentina.

La economía mundial sigue creciendo.

Tenemos un déficit en cuenta corriente espectacular. Sacando los depósitos en dólares, las reservas internacionales rondan los 25 mil millones de dólares. Son 5 puntos del Proucto. No alcanzan las reservas para atender los vencimientos de deuda. La falta de un mercado de capitales agrava la situación. Hay resistencia a la baja de la inflación. Y la anomalía del crecimiento de las lebacs. Un tipo de cambio real sobrevaluado. Y una coalición parlamentaria frágil.

No cabía duda que en diciembre de 2017 estábamos con un tipo de cambio atrasado. Un dólar entre $ 35 y $ 38 estaría “en la banda”, permite una corrección en la cuenta corriente de la balanza de pagos. ¿Qué tipo de cambio equilibraría la fuga de capitales? No tengo la menor idea.

Cada situación es diferente, cada corrida tiene un tipo de cambio real distinto.

El déficit cero implica un desafío enorme: corregir la inercia del gasto público.

Nuestra proyección es de una caída del 2,5% en el PBI para este año, con una caída de alrededor del 5% de acá a fin de año.

Por primera vez tenemos en EEUU una tasa de interés real positiva en los últimos diez años. Hoy vemos un gran ingreso de capitales… ¡a los Estados Unidos!

La economía americana está creciendo fuertemente. Hoy vemos una política monetaria más restrictiva. Tal vez las tasas a plazos medio y largo podrían estar llegando a su fin. Pero la inflación empezó a acelerarse. La tasa de desocupación está ya por debajo del 4%, lo que generaría cierta presión inflacionaria.

Creo sin embargo que a diez años veremos niveles más altos de tasas de interés. El déficit fiscal aumentó 30% entre enero y agosto, por la política de Trump. La velocidad de aumento del déficit fiscal es mucho málta que en años anteriores.

En Argentina, los bonos argentinos de corto plazo en dólares tienen bastante valor. No compensa tanto ir a plazos más largos, por la suba de tasas.

¿Por qué, con el actual contexto internacional, Argentina fue más castigada? Porque tenemos indicadores peores que los de nuestros vecinos. Estamos en el doble del promedio en déficit primario y de cuenta corriente, entre los países de la región. Tenemos déficit alto y por eso tenemos tasas de interés altas.

Este mes Argentina tiene 7% de inflación. Brasil tiene 4% anual. Nuestras reservas están en 10% cuando el promedio de la región es 15%.

El ajuste al que nos comprometimos con el Fondo tiene que ver con resolver estos problemas.

Sedes

Buenos Aires
Córdoba
Mendoza
Rosario