El presidente de la Comisión Nacional de Valores, Marcos Ayerra, dijo que en el mundo hay abundante liquidez. También hay apalancamiento y búsqueda de rendimiento. Para los mercados emergentes esto es una gran oportunidad. Nos están pidiendo que absorbamos la oferta de dinero.
La buena noticia es que los mercados de capitales crecieron mucho. Mientras lo digital gana espacios, hay un techo a la regulación surgida de la crisis de 2008. Asistimos a un cambio dramático, no hay más fronteras. Por otro lado, la ciberseguridad afronta hoy muy altos riesgos.
La sustentabilidad es otra preocupación. Lo ideal sería que los mercados emergentes tengan proyectos sustentables, capaces de traccionar la liquidez global. Para la Argentina, esta situación es una buena noticia, una oportunidad que no podemos desaprovechar. Entramos en un proceso de transformación constante. Este año ya superamos los 15.000 millones de dólares en emisión de acciones.
Podemos sintetizar el proceso en curso como “más tecnología, más capital, más gobierno corporativo”.
El mercado de capitales tiene que ser útil a la sociedad.

En el panel dedicado a las instituciones bancarias y las expectativas sobre el mercado de crédito, se comentó el rol de las SGR (Sociedades de Garantía Recíproca).
Se dijo que en lo que va de 2017 se ha reducido significativamente el protagonismo de los cheques de pago diferido: sólo 20% de un total de 10.000 millones de pesos operados.
Apoyamos a las Pymes, que están invirtiendo en bienes de capital. El presidente Macri entiende que ya no se puede generar expectativas con políticas de “shock”: necesitamos una economía sustentable. No hay otra forma de cambiar a la Argentina que de manera gradual.
Las SGR conforman una institución muy importante en el mercado financiero. Somos el puente a la inclusión financiera. Vamos a insistir en una reforma permanente. Iremos despacio pero manera sostenida. Y con consensos.
Una Pyme necesita financiamiento. Y una SGR es el primer paso para crecer.
Tuvimos un enorme crecimiento en créditos UVA: $ 8.000 millones. Llegamos al 14% de todo el mercado.
Lo que viene: un ajuste gradual de tasas. Para poder seguir creciendo no queda otro camino que acompañar al BCRA en su lucha quijotesca contra la inflación.
Hay una tendencia muy fuerte a la securitización de los créditos UVA: la expectativa es enorme.
Las ON simples están dando sus frutos. Hoy una Pyme accede al mercado de capitales a través del MAE (Mercado Abierto Electrónico), sin pagar ningún tipo de imposición.
Nos vemos como un supermercado de productos financieros. Nuestro desafío es importar flujos de capital y no exportar los nuestros. Hacer crecer el mercado de capitales local.
Existe en las compañías un optimismo muy grande, en relación a los distintos tipos de productos.

En el panel sobre Participación Pública Privada (PPP) se habló de los vínculos del proyecto en curso con el mercado de capitales.
A través de la PPP se espera un aumento sostenido de la inversión en infraestructura. Es una herramiento que en el mundo se está usando desde hace tiempo. Y está muy extendida en América latina.
Los de PPP son contratos de mediano y largo plazo, en los que privados y estado se distribuyen riesgos. ¿Qué define a la PPP? Menores tiempos de ejecución y menores costos.
La inversión en infrestructura está muy retrasada en la Argentina: no llega al 2% de su PBI, en tanto Perú, por ejemplo, invierte 5%. Colombia, Perú y Chile vienen aplicando la PPP de manera exitosa. La ley es muy buena, las licitaciones son transparentes.
La PPP es una forma de bajar el riesgo regulatorio argentino.
Lo que viene: una cantidad impresionante de proyectos garantizados por la PPP.

En el panel de expectativas de los inversores argentinos, se dijo que Argentina tiene una calificación baja, comparada con otros de la región. Pero Argentina tiene una expectativa positiva sobre su deuda, a diferencia del resto, cuya calificación es estable o negativa. Para alcanzar el investment grade, Argentina debe demostrar consistencia en sus políticas económicas. Sería muy positivo que otro partido político, en caso de llegar al poder, continúe con las reformas económicas.
La industria de fondos ha sido protagonista en los últimos dos años. Primero, los inversores institucionales y desde hace un año, los individuos, pero todavía representa 1% del PBI. En la región, la media es de 6 a 7%. Necesitamos más flujo de capitales hacia la industria de fondos. El ahorro en el mercado doméstico no ha existido desde hace quince años. Vemos hoy una curva de aprendizaje. La industria debe trabajar por una difusión más intensa, para pasar en individuos de 1% a 2 ó 3% del PBI.
Venimos de una historia sin ahorro doméstico. La confianza es clave para el retorno de inversores individuales y familia. En el tema se está haciendo un muy buen trabajo. En la medida en que mayor cantidad de individuos tengan mayor conocimiento financiero, estaremos en el buen camino para lograr fondos más sofisticcados y de más largo plazo.
El inversor se va a poner cada vez más demandante, lo que requiere ajustar mucho el foco en el negocio.
Tenemos que aumentar la cultura financiera del inversor. Es indispensable para el crecimiento del mercado de capitales.
También se habló de los fondos cerrados. Una forma de poder seguir captando la atención de los inversores minoristas. Se desarrolló un fondo cerrado para la industria del agro. A siete meses del lanzamiento, colocamos un 30% de los fondos a cinco años. Un 65% está en activos de mediano plazo. Y un 5% en pagarés bursátiles para financiar la compra de maquinaria agrícola.
Los fondos cerrados vinieron para quedarse. Somos amantes de esta herramienta.
Estamos evaluando cómo desarrollar fondos sustentables. Los primeros que podamos tener en Argentina deberían relacionarse con medio ambiente y microcréditos.
El MAE tiene a diciembre de 2017 emisiones por 15 mil millones de dólares. Un récord. Nos queda muchísimo por hacer desde el punto de vista regulatorio.
No hay desarrollo económico sin mercado de capitales. Ojalá que buena parte de los proyectos, cuando nos encontremos el año que viene, sean realidad.

En el panel sobre mercados financieros internacionales, Daniel Marx relativizó los comentarios sobre un presunto estancamiento, según el lugar del que se hable. Hoy el producto mundial del G7 está arañando el 40%, contra 70% de otros momentos. Dijo que la presencia de América latina apenas se nota, lo que resulta complicado para Argentina. La llamada “gran convergencia internacional” presiona por precios más bajos. Nuevas tecnologías en lugares donde ha crecido mucho el ingreso, creció mucho más el ahorro que el consumo. Hay mejoras sustanciales en la utilización de los activos. En apenas 20 años, la tecnología ha permitido dar un gran paso. El poder de procesamiento del i phone es un millón de veces superior al de una Commodore 64, por ejemplo.
Hoy China es campeona del libre cambio, lo que tiene mucha lógica. Como se usa mucha tecnología, la tasa de inversión necesaria es mucho menor. Y con tasas bajas. Los precios de activos suben, se genera mucha más riqueza pero los ingresos no necesariamente suben. Los salarios, por ejemplo. Y estas dicotomías tienen repercusiones políticas.
En Argentina estamos hablando recién ahora en cómo preparnos. Pero tenemos mucha rigidez y los pasos que hay que dar son muchos. Equipararnos a un nivel medio de competitividad requerirá mucho esfuerzo. De todas maneras las perspectivas son buenas y hay mucho optimismo. Plata hay. Pero Argentina tiene un déficit de cuenta corriente muy importante. Hay que ser conscientes de nuestra vulnerabilidad en esta transición.
Para Siaba Serrate, el crecimiento del mundo este año es muy buena noticia. Por primera vez desde 2010, un crecimiento sólido y sostenido. Y Argentina también está mejorando.
En Europa, la crisis de la Unión Europea se conjuró de manera bastante poco cruenta.
Importante en el mundo: la inflación declina, tanto en Europa como en USA. Los mercados laborales se han entonado, el desempleo ha bajado. Hay un mundo diferente al de hace un año.
Lo que puede cambiar es la FED. Hay vacantes, Trump está haciendo allí “una suerte de casting”. Todo lo contrario de lo que se querría para un banco central. El auge de las criptomonedas podría estar vinculada a la desregulación impulsada por Trump.
La FED ha empezado a subir las tasas, lo mismo que Inglaterra después del brexit. La economía está firme, se han despejado los problemas políticos. Si bien la FED podría ser en tres o cuatro meses totalmente distinta a la actual.
Muy importante es el proceso de transferencia del poder efectivo de occidente a oriente. Estamos inmersos en ese proceso. Lo que nos da una cierta sensación de inseguridad creciente, luego de varios siglos de cultura occidental. Un fenómeno liderado por China, que no es una democracia. El PC chino acaba de elevar el pensamiento de su líder actual al de Mao Tse Tung. Trump es un reflejo de la decadencia, unos Estados Unidos temerosos de la expansión china. Todos formamos parte de este juego de la migración del poder de occidente a oriente. Bajo esa realidad, una gran diversidad de problemas.
Un problema de gran dimensión es Corea del Norte. Trump hace lo contrario de lo que sería prudente hacer. Estos son árboles de un bosque que viene creciendo de manera muy amenazante. Tal vez no estamos viendo muchos de los problemas de la nueva tecnología. El escenario político está cambiando radicalmente.
El equity y las tasas están muy bien valuadas. EEUU y el mundo están creciendo muy bien. El equity es quizás la alternativa más atractiva de todas. Aunque no es muy razonable que siga subiendo. Es un activo que en el futuro va a tener retornos bajos.
La actual reforma tributaria argentina es muy racional para resolver la herencia recibida en materia fiscal, dijo Guillermo Pérez. En los últimos quince años, el PBI creció 15 veces y la presión tributaria 30 veces. Esta administración piensa en moderar el gasto y en generar las condiciones para generar riqueza. Ésta es orientación de la reforma tributaria.
Es una reforma neutra. Le estamos dando al sector productivo y le estamos quitando al consumidor final.
En renta financiera el gobierno puso dos tasas diferenciales.
No es una reforma terrible, es una reforma lógica para solucionar los problemas macro que tenemos.
Se gravan bebidas y tabaco. Una recaudación rápida. Y se actualizan los montos de la ley penal tributaria.
Se dijo que esto no va a tener efectos retroactivos. Quienes están a cargo de esta reforma tributaria es gente racional, están pensando bien, es una reforma importante, inteligente.
Las provincias compensaron con ingresos brutos los impuestos no coparticipables. Del 50% de la recaudación total en provincias subieron al 75%. Todo este tema provincial no se va a resolver de un día para el otro. Pero se está trabajando fuerte y se van a ir enviando las leyes al Congreso, de manera escalonada.
No está en los planes de este gobierno el impuesto a la herencia.
Las criptomonedas no tienen un valor intrínseco, como el oro o la plata. Es pura oferta y demanda. Estaríamos en la era de moneda fiduciaria, al margen de todo banco central. Les sirve a quienes pueden acreditar la tenencia de un activo sin identificarse. No hay registro central de las criptomonedas. Para algunos eso es bueno y para otros es malo. Hay países que la han prohibido, como China y Corea del Sur. La emisión de bitcoin está limitada. Pero pueden crearse otras.
Blockchange es un gran avance tecnológico, no es el caso de la bitcoin. Permite la desintermediación, la descentralización. Bitcoin es un caso de manual de burbuja… hay una limitación de oferta, lo cual no es muy bueno. Si fuera el sistema monetario mundial, hoy estaríamos en una deflación formidable. Hoy vemos la burbuja en su fase ascendente. Tiene la capacidad de meternos en un dolor de cabeza muy grande. Bitcoin no sirve como moneda. Hoy parece una fuente continua de creación de valor, lo que es la definición más clara de burbuja. Hoy hay más criptomonedas que moneda tradicional. Se parece a la burbuja de las punto.com
No permitamos que se meta en el sistema financiero.

En el panel sobre alternativas de inversión, las lebac arrojarían una tasa efectiva anual en 2016 en dólares del 36,5% anual. Comparada contra la variación del tipo de cambio, el rendimiento sería del 12% en dólares. Para este año, el rendimiento anual sería del 10,25%.
Más información sobre este panel en
https://www.youtube.com/watch?v=qWEhSzwQotc

Lo destacable de la reforma impositiva es que no generaría mucho reacomodamiento de carteras. El ciudadano argentino tiene hoy bastante menos miedo de que le defolteen un bono, por ejemplo. El interrogante ronda sobre la tasa de interés del Central.